Publicidad
Mié Nov 22 2017
20ºC
Actualizado 08:08 pm
Domingo 10 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Eventos disruptivos

Columnista: Rudolf Hommes

En los últimos años, son muchos los eventos disruptivos que se han presentado en distintos sectores. El de transporte marítimo y portuario no tenía porqué ser ajeno a esas transformaciones.

Como miembro de junta directiva de Sociedades Portuarias en Colombia he sido testigo de las disrupciones que han transformado dramáticamente la organización de estos sectores a raíz de la apertura del nuevo Canal de Panamá y el cambio de tamaño de los buques transportadores de contenedores. Esto ha causado que el nombre del juego en el sector marítimo sea tamaño y concentración.

Las siete líneas marítimas principales tienen el 77% del mercado de carga mundial y tres alianzas entre ellas dominan el 95% del tráfico Este-Oeste (“Disruption in Shipping: Regulators Wake Up”, Port and Shipping News, April 13, 2017). El mercado ha pasado de ser competido y segmentado a convertirse en un oligopolio y posiblemente esta en vía de ser un duopolio, todo esto tolerado por las autoridades a nivel mundial y subsidiado por los gobiernos nacionales. El próximo paso es la integración vertical y las líneas más poderosas parecen estar dispuestas a integrar la operación portuaria y la logística bajo un mismo techo sin que las agencias antimonopolio se mosqueen.

Esto es de trascendental importancia para los puertos colombianos y para los operadores logísticos porque Maersk ha adquirido a Hamburg Sued, líder del transporte Norte-Sur en América Latina que ha sido uno de los principales clientes de las sociedades portuarias en el Atlántico y el Pacifico; controla el puerto de TCBUEN en Buenaventura y está en camino de ser el operador de la ampliación de El Bosque en la bahía de Cartagena en compañía con la empresa Compas SA, que acaba de ser adquirida en un 50% por un fondo que no se sabe todavía de quién es.

Todos estos elementos disruptivos a nivel mundial han tenido un efecto amplificado en Colombia en concentración de carga y oportunidades para la competencia desleal por integración vertical. Se ha hecho mucho más difícil y menos rentable la operación de los puertos colombianos y ha caído la carga nacional.

Autor:
Rudolf Hommes
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad