Domingo 04 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Adios tristezas

Columnista: Rudolf Hommes

La semana pasada apareció en la revista The Economist una reseña sobre un libro que se acaba de publicar que provocó mi curiosidad (Steven Pinker, Enlightment Now: The Case for Reason, Science, Humanism and Progress, Viking, Londres), Es un libro que pretende contrarrestar con cifras el pesimismo que ha invadido al mundo, provocado por la situación en el Medio Oriente, las frecuentes matanzas en los Estados Unidos, Brexit, el fin de la Pax Americana, el “plutopopulismo”, y la forma como autócratas de pacotilla como los que mandan en Estados Unidos, Rusia y Corea del Norte han aumentado la probabilidad de una guerra nuclear.

Dice la reseña de ese libro que las cosas malas ocurren de pronto y son dramáticas, mientras que las buenas van sucediendo en forma incremental y no se prestan para aparecer en televisión, o dejan de ser interesantes en poco tiempo. Por ejemplo, podría ser interesante que los medios revelaran que el día anterior se redujo en 137000 personas el número de individuos que viven en extrema pobreza en el mundo, pero al cabo de unos días nadie se volvería a fijar en eso.

El mundo es hoy 100 veces más rico que hace 200 años. La inteligencia medida por el coeficiente de inteligencia (IQ) aumenta constantemente en todas las regiones del mundo. Los niños tienen acceso casi universal a la educación y la vida cuotidiana contiene amplias oportunidades para que por fuera de las aulas se estimule el pensamiento analítico. Esto conduce a la razón, y ella a la libertad, como sucedió en el Siglo de las Luces. Hace doscientos años solamente el 1 por ciento de la población mundial vivía en sociedades democráticas y hoy lo hace el 66 por ciento.

Todo esto incita a leer el libro y a imitarlo para disipar el pesimismo que ha cundido en Colombia a causa de la inexplicable oposición que ha surgido como reacción a la primera oportunidad real que se ha presentado de experimentar y alcanzar la paz en más de 200 años. Nos llama la atención, y a muchos les produce risa o irritación, que Colombia es uno de los países supuestamente más felices del mundo. Al parecer, la felicidad crece a medida que aumente el ingreso por habitante en términos absolutos.

Autor:
Rudolf Hommes
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad