Publicidad
Sáb Ago 19 2017
22ºC
Actualizado 06:58 pm
Domingo 27 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

La necesidad de una reforma educativa

Columnista: Rudolf Hommes

La discusión sobre la reforma de la educación superior ha estado interesante pero el tema de la educación en realidad no se tocó. Por falta de ideas, los estudiantes pasaron rápidamente de pedir plata para las universidades a hacer demandas sobre el petróleo, el TLC y a repetir conocidas consignas y aspiraciones de la izquierda.

Llevamos años eludiendo esa discusión y preservando el statu quo. El sistema de educación superior es vetusto, excluyente, credencialista, elitista y muy poco imaginativo. Es necesario crear una dinámica distinta que se acerque a las necesidades y que abra una puerta para que se eduque más gente, no solamente los jóvenes,  sin imponerle a la sociedad cargas financieras exageradas.  Idealmente, la educación post secundaria debería ser una sola, no un sistema segmentado en el que unos van a las universidades y otros quedan relegados a carreras técnicas intermedias o a capacitación para el trabajo. El sistema debe integrar a los distintos tipos de instituciones que ofrecen educación post secundaria estableciendo etapas y creando vasos comunicantes y puentes que permitan que las personas, independientemente de dónde comenzaron, puedan aspirar a ingresar y a graduarse de cualquier otra institución de educación post secundaria.

Un gran defecto de la educación superior en Colombia es que está orientada a producir credenciales, no conocimiento y es éste, no los diplomas, lo que promueve el crecimiento económico y el progreso social. Existe un acuerdo implícito entre el sistema educativo y los agentes del mercado laboral que hace que solamente los que hayan obtenido un título universitario entran al segmento de ese mercado que tiene los mejores salarios y las mejores condiciones de trabajo. Esto induce un exceso de demanda de diplomas y representa un desperdicio de recursos y de oportunidades, pues se desdeña a priori a quienes han adquirido conocimiento y capacidades laborales por otros caminos. Es un sistema eficiente para los empleadores y las universidades pero promueve el ingreso al mercado de trabajo de alto nivel de gente que no es capaz pero que posee diplomas y segrega en contra de quienes no tienen diploma y son capacitados.

Por el énfasis en credenciales el sistema fomenta comportamientos perversos, que son social y económicamente perjudiciales, como son la trampa, la copia, el plagio y los demás métodos utilizados para obtener diplomas sin haber recibido la educación correspondiente. Hay que modificar las metodologías y las recompensas para motivar a las personas a buscar conocimiento durante toda su vida en los temas de su preferencia dentro y fuera del sistema educativo superior  formal.  El país necesita más inventores, más artistas, más filólogos, más músicos, mejor literatura, más pensadores y muchos autodidactas, de la misma manera que requiere ingenieros, MBAs y profesionales de la salud. También se necesitan opciones para que puedan educarse a su propio ritmo las bailarinas de ballet, los jugadores profesionales, todos los que están trabajando de día o de noche, los que no quieren invertir cuatro o cinco años antes de salir a trabajar.

El sistema de educación superior debe ser de entrada libre para que todos puedan acceder a él. Esto requiere que instituciones distintas a las universidades admitan y nivelen académicamente a los estudiantes con deficiencias educativas, les ofrezcan los ciclos básicos del currículo universitario y creen alternativas de acceso a la educación superior y al mercado laboral (continúa..)

Autor:
Rudolf Hommes
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad