Publicidad
Publicidad
Vie Jun 24 2016
21ºC
Actualizado 09:30 pm
Junio 24, 12:01 am
Matar por odio o por descuido, por ira impulsiva o por razonada conveniencia, toda una baraja de opciones en esta prolífica sociedad del desprecio por la vida. Se mata en masa, o menudeado, en gavilla o cuerpo a cuerpo. Por mucho o por muy poco.
Junio 17, 12:01 am
Se llama Manuela Mosquera y no puede entrar a Estados Unidos porque existe un Manuel Mosquera que tiene problemas judiciales (es real, solo cambié el nombre). Ella tiene unas glándulas inmensas como para descartar confusiones; sin embargo, al agente de inmigración americano no le basta una “a” ni le gustan las dudas.
Junio 10, 12:01 am
Ella dice con tonito moral: “yo no salgo con hombres casados, solo porque no hago lo que no quiero que me hagan a mí”. Remata con un gesto que insinúa ser tan desprejuiciada como para tener un amante, pero a la vez muy fiel a un código de conducta. Ellas culpables, él simplemente un hombre en ejercicio. Ella tiene 22 años y no podría responder ¿hacerle eso a quién?
Junio 3, 12:01 am
Lo que realmente queremos que cambie no es la precariedad, es la asimetría. Clamamos por lo que llaman los abogados “justicia conmutativa”, dar para recibir en equivalencia. No es que estemos hartos de caminos de herradura, de aeropuertos de mala muerte, transporte público sucio e inseguro, educación pública inaccesible, salud de tardía reacción y baja cobertura.
Mayo 27, 12:01 am
La desesperanza es obstinada, terca. Lo del vaso medio lleno o medio vacío se vuelve ingenuo cuando apenas quedan gotas. Uno trata pero la realidad atropella. Dos perlas aisladas de distintas proporciones pero la misma ralea anárquica: el caso Pretelt y la desaparición de Salud Hernández en uno de nuestros “Catatumbos”.
Mayo 20, 12:01 am
Estamos angustiados. El mundo lo está por el terrorismo extremista, y nosotros por lo que resulte del proceso de paz. No nos damos cuenta de que una y otra cosa tienen en común la incertidumbre, la imprevisibilidad.
Mayo 13, 12:01 am
Algo bueno sí han traído las conversaciones de paz y los enfrentamientos entre detractores y amigos del proceso –estemos o no de acuerdo con el rumbo que va tomando-. Que esta sociedad grisácea, mojigata y colonial como las enaguas de una monja, incluya en el lenguaje palabras como “verdad”, “memoria” y “reparación”, es un cambio de almanaque sustancial, un salto en el tiempo.
Abril 29, 12:01 am
En esta Colombia que sigue siendo ochentera, todos son amantes de aparentar ser lo que no son. Ocultan su vulgar arribismo tras un supuesto deseo de superación: “echados para adelante”, dicen. Nada; no quieren ser más notables (ni más cultos, honestos y preparados), les basta con ser solo más notorios. No buscan ser alguien, solo quieren tomar distancia de lo que son.
Abril 22, 12:01 am
Y ¿qué diríamos si en una casa que está a punto de colapsar, sitiada por maleantes que esperan hacerse con todo y cuya tubería de agua está siendo envenenada con tóxicos, los padres se insultan y se hacen la vida imposible mientras cada uno saca cosas de valor por la ventana a escondidas, sin hacer nada para salvar a los críos?
Abril 15, 12:01 am
Algunos desocupados me pidieron que siguiera distrayéndome con asuntos de la lengua mientras se aclara el panorama de lo más importante, o al menos se termina de oscurecer, para saber cómo es que vamos a seguir odiándonos: si con las armas, los puños, el matoneo o a pura lengua.
Todos los columnistas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad