Martes 22 de Julio de 2014
Publicidad
Publicidad
Samuel Chalela
Patrocinado por:

Si alguien quisiera simplificar la diferencia más notable que cae sobre una actividad cuando es declarada como servicio público, podría resumirla diciendo que es la obligatoriedad de su prestación. Si es servicio público, toca prestarlo sin importar a quién, cómo o por qué.

Su voto: Ninguno (6 votos)

La identidad construida en negativo, por lo que “no somos”, es un fenómeno latinoamericano.

Su voto: Ninguno (1 vote)

Esta semana todo es fútbol, todo es la fiebre amarilla, la batahola desatada por la pelota de pecas octogonales; el circo contemporáneo.

Su voto: Ninguno (4 votos)

Ni alcalde de Bucaramanga o Bogotá, ni infanta de Borbón. El manejo de la “cosa pública” conlleva más responsabilidad y delicadeza. No haré un recuento de los incisos que alertan a los funcionarios y dignidades públicas en materia de contratación. Es sencillo: la mujer del César no solamente debe ser honesta sino también parecerlo.

Su voto: Ninguno (3 votos)

“Educar es acompañar a alguien en el camino del desaprender”, me dijo un maestro tratando de explicar cómo la formación tradicional se instaló en el cómodo lugar del señalamiento de hitos del conocimiento, para que los individuos los apilen en su cabeza sin dejar espacio a la desobediencia.

Su voto: Ninguno (2 votos)

Cuentos y verdades a medias y desde ahí una escalada de mentira, infamia y guerra sucia. Nadie pretende que el eventual acuerdo con las Farc se convierta en pacificación total y definitiva; son muchos los agentes de violencia que están activos (las Bacrim, por ejemplo). Por eso es delirante el miedo a un supuesto régimen castro-chavista en Colombia a partir de la negociación; qué falacia.

Su voto: Ninguno (8 votos)

La investigación a María del Pilar Hurtado quedó trunca con el malhadado asilo en Panamá, y con ello se tendió un manto de olvido sobre hechos muy oscuros. Ella era como la bisagra esencial de esa repugnante maraña de crímenes cometidos desde el Estado. Con su partida el asunto se fue diluyendo.

Su voto: Ninguno (5 votos)

Para quienes todavía no deliran de fiebre política, para quienes no le han vendido aún el alma a la gresca arrabalera; es decir, para los que conservan el juicio frío, los que reservan adrenalina para el mundial y quieren votar responsablemente, van simples recomendaciones.

Su voto: Ninguno (5 votos)

Frases incendiarias como de estadio futbolero o de trote matutino de batallón. Guerra o paz; patria o muerte y toda una colección de arengas insulsas que pretenden disfrazar de político un debate movido por ambiciones personales que quedan expuestas en los ataques sucios y los métodos oscuros, como sucia y oscura es la sociedad que vota con la panza, sin consciencia de cuerpo.

Su voto: Ninguno (3 votos)

Alguna vez dijo la Corte Constitucional que “el sentido que subyace a las autoridades de policía no es el de mantener el orden a toda costa sino el de determinar cómo permitir el más amplio ejercicio de las libertades ciudadanas”. Sí solo esa frase fuere interiorizada por los agentes del orden, la gente estaría más segura en su quehacer cotidiano en la calle.

Su voto: Ninguno (2 votos)
Todos los columnistas

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones