Sábado 20 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Samuel Chalela
Patrocinado por:
Viernes 08 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

Verde hipocresía

Autor: Samuel Chalela

¿Qué tiene Drummond para inspirar tanta tolerancia gubernamental? Tantos años del primitivo y dañino método de cargue de carbón por barcazas en las costas de Ciénaga y Santa Marta, con las consecuencias nefastas para la salud, el lecho marino, las playas y la biosfera. Pasamos de no hacer nada en el gobierno pasado, a “hacerles pasito” en este.

La buena noticia del 2012 era la determinación del gobierno de exigir a las carboneras que el cargue se hiciera de manera directa (línea de carga, sin el traspaso de carbón de barcazas a buques). Pero la exigencia venía con plazos para hacer las inversiones (2014 para empezar a mudar el proceso) y sin desmedro de esa operación de embarque a cielo abierto de carbón, que es tan nociva –sin necesidad de profundizar, se ve y siente  en las playas y el mar de Santa Marta y en los pulmones de la gente-. Vaya usted y no pague un impuesto a ver cómo es lo de los plazos y si no le paralizan el negocio.

Si quedaron 2,000 u 800 o muy pocas toneladas del sucio mineral en el lecho marino, como consecuencia del incidente de enero pasado, en el que una barcaza cargada de carbón hizo agua, da igual. Son años de cargue con barcaza a cielo abierto, en la ventosa bahía, millones de partículas en el aire y en el mar que ya son visibles en las playas. Entonces ¿la preocupación por la protección ambiental es genuina o simple “bluff”?. Era claro que en los ocho años de gobierno anterior no se tomarían medidas –algo tiene Drummond para haber sido tan consentida-, pero en este se anunciaron medidas, y ahora con semejante puesta en evidencia del problema que representa el cargue con método de barcazas, es de esperar que el Ministerio del Medio Ambiente haga algo.

La preocupación por lo ambiental no es una alharaca. En países como el nuestro, que fincan su futuro en su potencial ambiental, oceánico, biológico y, en general de recursos naturales, los cantos de sirena de una bonanza económica como la actual (fundamentalmente petro- minera y, por consiguiente, nadie garantiza que eterna) no pueden echar al trasto con la visión de largo plazo de nuestro verde futuro.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones