Lunes 20 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Samuel Chalela
Patrocinado por:
Viernes 24 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

“Cyber-reunión”, por favor

Autor: Samuel Chalela

¿De qué servirían las vacunas si la gente continuara confiando más en los amuletos? ¿Cuál sería el avance del teléfono, si la gente siguiera avisando las emergencias con cartas? Hay una instintiva resistencia al cambio que retarda los beneficios de los avances; como ocurre con la tía que sigue atornillada a la “mesita del teléfono” –un mueble de museo como el sillón aislante de los novios- a pesar de tener en su mano un teléfono inalámbrico.

En telecomunicaciones los avances van más rápido que las costumbres. Todavía no acabamos de entender y confiar en el fax y ya el correo electrónico dejó a ese aparato en el cuarto del olvido.

Sin embargo, el viejo correo físico (a domicilio) sigue a la orden del día en trámites públicos y privados. Lo único que no puede enviarse por email ni vivirse en tiempo real durante una conversación por Skype o Facetime son los olores, los sabores y las caricias (con todo y eso el “cybersex” y el “sexting” están tomando auge, para bien y mal).

Sin embargo, en lo más aburrido, en donde el oído y un ojo bastan, como en el reporte de la profesora de matemáticas, la discusión entre el equipo de trabajo, las juntas etc, la tecnología no logra calar, como si un sentimiento de culpa invadiera al que vende (empleado, contratista, vendedor, etc) y un complejo de superioridad al que compra (cliente, jefe, contratante, etc) para concluir erradamente: si no es cara a cara, de cuerpo presente, es un irrespeto.

En ciudades con movilidad colapsada, en sociedades advertidas de la necesidad de limitar el gasto de combustible y controlar las emisiones de CO2 y entre personas reventadas por la exigencia del tiempo, urge la instauración de la videoconferencia como regla; lo irrespetuoso es hacerlos ir para algo que pueden oír por teléfono. La charla de la maestra sobre la excursión del mes siguiente, con mamás y hasta el psicólogo a bordo, puede hacerse por video conferencia. Y así casi todo, excepto cuando los contertulios desean olerse, besarse o darse obsequios que vienen en camión. Es cultural,y ¿quién no tiene hoy acceso a una red de datos? El problema es que funcione, lo cual deben garantizarlo las autoridades y ahí sí es como en la salud: los antibióticos existen, pero las EPS no los dan.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones