Publicidad
Vie Ago 18 2017
23ºC
Actualizado 05:40 pm
Viernes 16 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

El carrusel de las palomitas

Columnista: Samuel Chalela

La contralora Morelli, quizás por un camino tortuoso y no necesariamente exitoso, puso el dedo en la llaga. Sin importar si los encargos, los ascensos de última hora, el régimen de transición o las tutelas, sean o no ajustadas a Derecho, el país institucional (los legisladores, los gobernantes y los jueces) le deben a la sociedad colombiana una discusión sobre la equidad y la sostenibilidad del régimen de pensiones de vejez.  


Alguien dijo que una pensión de jubilación de 18 millones de pesos es obscena; en realidad -a pesar de la innecesaria desvalorización de la palabra- sí creo que es bochornoso (otra palabra hipócrita) o, mejor, desafiante e inicuo que una sociedad con semejante índice de desprotección social, auspicie y mantenga tales privilegios. Los que estamos lejos todavía del retiro, los que jamás lograrán la jubilación por haber pasado media vida en la informalidad y los que no tienen cabida en el sistema, sentimos algo más que rubor candoroso ante tal desfachatez.


La pensión de vejez universal y digna debe ser un objetivo de cualquier sociedad organizada y solidaria; y, claro, ni mas faltaba, debe reflejar como corresponde en el modelo capitalista, la contribución de cada quien (justicia contributiva dirían los abogados clásicos o la ética del trabajo, dirían los protestantes); pero todo dentro de unos parámetros que preserven índole de cobertura para la vejez digna y congrua de los ciudadanos que tiene la pensión -no el retorno de un inversión especulativa-.  Y no nos hagamos los ciegos, en la Rama Judicial, valiéndose de la permisiva ley -es decir, sin ilegalidades, pero impermeable al decoro y a la pulcritud que deberían tener quienes se sienten dignos de ser jueces de otros-, se ha vuelto práctica común, de un tiempo para acá,  la “palomita” por las Cortes o por la magistratura en los últimos meses de servicio, solo para acceder a una mejor pensión.  Quizás a nadie lo van a meter a la cárcel por ese uso indelicado de la carrera judicial (nunca aplicada de veras), pero sí es momento de ir soltando las amarras culturales del colonialismo y empezar a pensar sin hipocresía, como comunidad progresista, solidaria, responsable e incluyente.  Si hay “límites” hay Estado de Derecho, y los primeros en imponerlos deben ser precisamente quienes tienen las herramientas (conocimiento, poder de decisión, posición privilegiada) para desbordarlos. 

Autor:
Samuel Chalela
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad