Publicidad
Jue Nov 23 2017
25ºC
Actualizado 12:30 pm
Viernes 24 de Marzo de 2017 - 12:01 AM

Los docentes decentes

Columnista: Santiago Gomez

Solo son buenos docentes aquellos que no olvidan que fueron estudiantes. Todos los días pienso en las maneras de enseñar mejor. Llevo casi 20 años dedicados a ello y vivo obsesionado con no parecerme a mis malos profesores y superar a los muchos buenos que tuve y tengo. Las primeras respuestas que se me ocurren tienen que ver con acceder a actualizaciones permanentes en contenidos y metodologías; evitar subvalorar los intereses y necesidades formativas de los estudiantes y el entorno; exigir mucho y tomarse dicha labor con la seriedad, responsabilidad y la pasión de quienes toda la vida hemos dicho que la educación es fundamental para el futuro de las sociedades y, sobre todo, reconocerse falible y estar abierto a entablar diálogos con colegas y estudiantes que pueden aportar mucho en este trámite hacia el conocimiento. La docencia es en últimas, un ejercicio de humildad y pasión. Ni el profesor lo sabe todo, ni los estudiantes lo desconocen todo.

Con las nuevas tecnologías los retos que debe enfrentar un docente son fascinantes y solo aquellos que sean capaces de administrar responsablemente dichas herramientas para acercar y acercarse al saber de la mano de sus estudiantes, serán recordados por quienes emprenden dicho camino bajo su tutela.

Pero muy lejos está Colombia de constatar que esa realidad sea la generalidad en sus aulas. Los primeros que deben revalorizar el ejercicio docente son ellos mismos. Reconocerse indispensables pero también responsables con el oficio mismo. Dejar de ser zombis del conocimiento. Cuando un profesor se sienta cómodo con lo que enseña y con la forma en que lo hace, debe pensar en cómo hacerlo diferente. Debe evitar las zonas de confort, reconocer que la formación trasciende siempre los aprendizajes de su aula y se complementa indefectiblemente con actividades diversas que le obligan a relacionarse con otros y a compartir interdisciplinarmente sus discursos, narrativas y experiencias. Un docente debe investigar porque el conocimiento no es estático, ni tampoco los problemas que debe resolver la sociedad.

Ser profesor es más complejo de lo que a muchos les parece.

Autor:
Santiago Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad