Publicidad
Mié Nov 22 2017
25ºC
Actualizado 03:31 pm
Viernes 08 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Rabos de paja y cortinas de humo

Columnista: Santiago Gomez

La Premio Nobel de Paz de 1997, Jody Williams, dijo en la Unab la semana pasada que para entender las motivaciones de quienes se interesan más en la guerra que en la paz, o de quienes simplemente se oponen a la paz, hay que “seguir la plata”. Responder a la pregunta sobre ¿quién se favorece de los flujos financieros derivados de la confrontación armada?, es una tarea ardua que ya varias ONG y Fundaciones, así como Universidades y Observatorios de Paz han realizado.

Esa es una de las claves para entender, en parte, las motivaciones de la férrea oposición de sectores de la política nacional al proceso de paz y al esfuerzo titánico de finalizar el conflicto armado con las Farc y el ELN. Pero hay otras pistas: además de motivaciones derivadas de la necesidad de consentir egos mesiánicos de quienes se creyeron no solo útiles sino indispensables para el país, puede haber motivos más mundanos. El principal de ellos es evitar que con la eliminación de la humareda que el conflicto generaba en la agenda pública y mediática que persigue las chivas políticas del país, empecemos a descubrir los rostros llenos de hollín de prohombres de barro y rabo de paja que durante décadas se vendieron, protegidos por dicha cortina, como los salvadores grancolombianos de una nación a la deriva.

Eliminado parcialmente el velo de los fusiles incandescentes, empezamos a ver con mucha más claridad los Odebrecht, los Reficar, los magistrados, los exprocuradores, los Uribitos, los doctores Ternura, las Conejas, los fiscales anticorrupción y los zares de la seguridad en su verdadera magnitud.

Podría ser, solo podría ser, que quienes se oponen a la paz se opongan realmente a que la guerra deje de ser noticia en Colombia, a que la agenda periodística deje de girar en torno a los muertos y empiece a hablar sobre los vivos, los más vivos de todos. ¿Cuántos rabos de paja no andan por ahí esperando titulares que revivan las épocas oscuras en que en este país no sabíamos que los fiscales anticorrupción eran corruptos?

Autor:
Santiago Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad