Publicidad
Dom Feb 25 2018
20ºC
Actualizado 10:55 am
Viernes 09 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

Cantando victoria, contando encuestas

Columnista: Santiago Gomez

Esta ha sido una campaña electoral activa pero lenta. Muchos candidatos, pocos partidos. Por primera vez desde hace treinta años el tema recurrente no es la paz y eso ha ralentizado la capacidad de los aspirantes de adaptarse discursivamente a las necesidades de un país con el que nunca han estado conectados. Activa, porque todos reconocen la necesidad de aliarse, aunque pocos sean capaces de ceder posiciones protagónicas a cambio de, incluso, más votos.

Petro y Fajardo aparecen hoy como punteros, en parte, porque representan la antipolítica desde diferentes perspectivas, pero la maquinaria de Vargas Lleras y el mesianismo que rodea a los seguidores del senador Uribe se activará en mayor medida cuando se acerque la fecha de la elección definitiva.

Hace ocho años por esta época Mockus solo tenía una intención de voto del 9% (porcentaje que triplicó para segunda vuelta), lo mismo que hoy tiene Iván Duque. Hace cuatro, Santos tenía 24%, el voto en blanco 19% y Zuluaga, que terminó ganando la primera vuelta por 400.000 sufragios solo un 9%.

Hoy el voto en blanco ronda el 10%, dependiendo de la encuestadora y el número de indecisos es significativo, lo que es perfectamente normal en un país que como Colombia decide su voto las semanas previas a la elección dependiendo de las transacciones que terminan materializando los votos. En un país con cada vez menor adhesión partidista, el voto tiende a ser una incógnita en porcentajes significativos a más de tres meses de la primera vuelta.

Por tanto, para lo único que sirve una encuesta en este momento es viabilizar a los candidatos ante la opinión pública y, en alguna medida, motivar a los indecisos a adherir a algún potencial ganador. Una encuesta mide la temperatura de intención de voto, no predice cómo se comportarán los electores en cuatro meses. Un termómetro es incapaz de predecir la temperatura de la próxima semana.

Los candidatos viables deben hacer política y dejar de hacer matemática públicamente. Los inviables hoy deberían finiquitar las alianzas para ganar poder. Faltan cuatro meses y unas elecciones parlamentarias. A trabajar más.

Autor:
Santiago Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad