Lunes 24 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

No hay mejor discusión

Columnista: Sergio Arenas

sergio.arenas@arenasochoa.com

“Tengo junta”. Esta frase se puede repetir millones de veces en el mundo en un mes. Y es que definitivamente el trabajo en equipo es la mejor opción de crecimiento de las organizaciones.

Pero, ¿qué historias acompañan estos valiosos espacios que en muchos casos resultan una cita con la tortura? La gran mayoría de juntas reune además de sus miembros, las personalidades ocultas que llevan dentro.

Está el que solo da órdenes, el que cree que se las sabe todas, el que no tiene nada que hacer en la casa, el que le tiene miedo a todo, el osado, el que dice que todo va a salir mal y el optimista, el que llama al orden y el que desordena, el que llega a vender sus productos y el que exige un pliego de condiciones, el que solo va el día de la foto y el que vive en la empresa todos los días, el que grita que se están robando la plata y el que invita a confiar en el equipo, el que solo habla del pasado y el que sueña, el que se siente minoría y ejerce vehemente su oposición, así sea sin razón. También está el que propone, el chismoso, el que llena alguna frustración, el que todo lo anota y el que no dice nada.

Lo cierto es que ser miembro de una junta directiva no es tarea fácil. Es casi imposible entender que se es miembro únicamente cuando hay cuórum. Resulta incómodo saber que una vez se levanta la sesión volvemos a ser amigos. Ser consciente que cuando se sesiona se hace representando los intereses de un grupo y no los personales. Es un reto admitir que las opiniones deben ser para construir y es aún más complejo comprender que las discusiones son necesarias para llegar a acuerdos y que nada es personal.

Pero tranquilo, esa es la esencia de la junta, todos vamos por los objetivos de la organización, sólo debemos saber cómo llegar a ellos sin perder tiempo en discusiones inútiles.

“No hay mejor discusión, que cuando se está de acuerdo”.

Autor:
Sergio Arenas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad