Publicidad
Mar Sep 19 2017
22ºC
Actualizado 08:30 pm
Domingo 03 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Pasajeros de la revolución

Columnista: Sergio Rangel

El exitoso dermatólogo Donaldo Ortiz Latorre, comenta el escalofriante gasto en “afeites” del presidente de Francia, Emmanuel Macron, para embellecer su figura. Otro pelmazo que llegó al poder. No es de ahora. Ha sucedido desde Adán. Yuval Harari el hebreo de moda, recuerda que en el antiguo Egipto el faraón, tendido sobre mullidos almohadones, cubierto de túnicas tachonadas de piedras preciosas, calzando babuchas doradas y abanicado por esclavos etíopes, miraba por los ventanales de su palacio los arapientos campesinos cultivando arroz. Recibían al final de la jornada como pago un desabrido pepino. Rara vez se rebelaron. Siglos después, el pueblo egipcio se levanta contra Mubarak, una especie de faraón moderno que no calzaba babuchas doradas sino espuelas de plata. En la plaza de Tahrir se reunieron más de 100 mil personas convocadas por “Don Facebook” y el moderno faraón fue a dar a una jaula. ¿Pero esa masa informe poseída de adrenalina, tenía organización? ¡No! Entonces se cayó en peores manos, los militares y los Hermanos Musulmanes. No son las masa las que ganan las revoluciones, son las selectas y pequeñas organizaciones de grupo. Así sucedió en la revolución Bolchevique. Pregunta Harari, ¿por qué hay tan pocas revoluciones ante las injusticias? El hombre actúa de diferente manera, una, el poder de la colmena, otra, el de la mariposa solitaria. Stalin y Fidel parecían para las masa dinosaurios inmortales. Demos un salto a Venezuela, ¿por qué Maduro no cae? Los politólogos creen que el síndrome del fallido golpe pesa aún. El ridículo en política hace más daño que el “plomo”. Se rumora del pánico de los militares, por las medidas de Trump, son los dueños de las empresas que negocian el crudo en los EE.UU. Sin embargo, Colombia está más cerca de una revolución. La economía asfixiada por impuestos, los tres poderes absolutamente carcomidos por la corrupción, un desconcertante limbo jurídico. Es cuando (sociopolítica) los ricos y los pobres se unen para cortar pescuezos

Autor:
Sergio Rangel
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad