Publicidad
Jue Nov 23 2017
26ºC
Actualizado 01:42 pm
Domingo 22 de Octubre de 2017 - 12:01 AM

¿Colombia, país de bárbaros?

Columnista: Sergio Rangel

No estoy de acuerdo con este estereotipo. Sería aplicable a toda la humanidad. El hombre, semejanza de Dios (decimos los teístas) parecería que fuese la encarnación de Satanás.

El hombre es un viajero espiritual, se apoya en ese viaje en creencias (religiones) y siempre habla de matar a los propios o a otros dioses. En el budismo Zen se predica “ Si te encuentras a Buda por el camino, mátalo”. Alemania y Austria, patria de filósofos, músicos, literatos y humanistas, caen en el horror del nazismo y despelleja judíos para hacer lámparas y jabonería. El comunismo que es una “religión” sin dioses, creó en el camino sus propios dioses, Marx, Lenin, Stalin, severos y sanguinarios como dioses aztecas. Catolicismo y Comunismo (religiones), odian de consuno a los ricos. En el medioevo se decía que “era más fácil que un camello pasara por el ojo de una aguja que un rico entrara al reino de los cielos” . Y sin embargo los ricos siguen atesorando cada día más riquezas y el mundo sigue evolucionando hacia el “confort” .

Ricos y pobres en Colombia. Conocí la gente del campo, sin zapatos, la ropa una colcha de retazos a los que se les agregaban otros y otros, hasta que el campesino era una especie de “espantapájaros”. ¿Qué decir de la salud y el pago? Era de “caridad”, un concepto religioso emanado del cristianismo, …socorrer al necesitado. Los comunistas predican la “lucha de clases” para llegar al paraíso, una degollina de ricos, o pobres que piensen en hacerse ricos. Eliminar al otro para alcanzar la felicidad. Lutero, criticaba el anquilosamiento de la iglesia católica, su rígidos rituales, y terminó fundando nuevas y rígidas instituciones y rituales más severos que los que criticó.

Las religiones y las ciencias seguirán aumentando su poder. Harari, el judío de hoy, dice que la religión y la ciencia son como un marido y una esposa, que después de quinientos años de asesoramiento matrimonial, siguen sin conocerse. Él sueña con Cenicienta; ella sigue esperando el Príncipe Azul, y seguirán discutiendo sobre quién debe sacar la basura.

Autor:
Sergio Rangel
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad