Publicidad
Vie Nov 24 2017
20ºC
Actualizado 08:20 pm
Domingo 19 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

Las siete plagas

Columnista: Sergio Rangel

A la plaga del PC (pudricción de cogollo en la palma), paros, inundaciones, coluviones, como en las siete plagas de Egipto, se le suma ahora la plaga de la desinformación. Al escribir sobre Puerto Wilches la mente se me carga de la "Vorágine" del pasado, en donde están presentes la horrible violencia y la latente belleza del paisaje. Por el sentimiento que tengo de esa tierra que he vivido, me atrevo en esta columna a hacerle unas precisiones a Jairo Puentes Bruges, columnista de mi mayor aprecio, por su larga lucha por salvar el planeta. "Biodiesel de palma no es combustible renovable", titula él su escrito en Vanguardia. Presiento una sensación de fraude. Como buen periodista que es, adoba el comienzo de su artículo con la horrorosa verdad de los desplazamientos forzados de Urabá. Le achaca, palabras más palabras menos, la tragedia urabeña a los "palmicultores". En algo tiene razón, pero, en la viña del señor hay de todo, inclusive codiciosos e insaciables. Los "palmicultores" de Urabá no fueron admitidos en Fedepalma por sus oscuros orígenes. La palma africana ha sido el vegetal (planta), como el caucho y otras de estricto cultivo del trópico, que le ha dado oxígeno (dinero y empleo) a los países tercermundistas asfixiados por las transnacionales de todo pelambre. Malasia, Indonesia, Brasil, Colombia, Costa Rica, etc., han podido calmar el hambre de sus desarrapados con la palma. Se dice que han talado la selva y le han quitado el hábitat a los gorilas. Falso. Las ONG que han extendido esta especie son las mismas que recaudan fondos con venta de camisetas en Europa para los narco terroristas nuestros.


¿Cuáles selvas se tumbaron en Wilches para sembrar palma? Wilches se distinguía por tener sabanas estériles en donde pastaban esqueléticas vacas. Ojalá le estreche usted la mano encallecida a los parceleros de hoy, miserables de ayer, hoy de vida próspera.


EU. es el país productor del mayor tonelaje de aceites de soya, girasol, colza y maíz en el mundo. Cuando la Palma Africana se le torna en competencia, las transnacionales del aceite de EU empiezan por el ataque en los supermercados y tiendas. Contratan en una campaña millonaria a seudocientíficos para que digan que el aceite de palma es la causante de los infartos del miocardio. Logran la prohibición de ese aceite en EU cuando la obesidad monstruosa de jóvenes espanta en las calles, y se desploman por todas partes los infartados como frutas podridas. ¿Qué pasa si aquí usamos solamente aceite de soya, girasol y maíz? Las autoridades sanitarias tuvieron que recoger su sucia propaganda. Ahora en sus productos de galletería, helados y otras, anuncian solapadamente que no contienen, "grasas trans, y tampoco palma". En Colombia, ingenuas a morir, las amas de casa piden el aceite más blanco, el de girasol, el más peligroso. Tuvieron los industriales de la palma que (blanquear) quitarle el caroteno de color rojo (antioxidante), dejarlo pálido para convencer a las amas de casa y poder competir. Ahora los seudo científicos gringos, por intereses de mercado, escriben artículos en donde dicen que la palma no sirve para la mezcla con el diesel.

Autor:
Sergio Rangel
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (8 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad