Publicidad
Sáb Nov 18 2017
21ºC
Actualizado 04:53 pm
Domingo 23 de Julio de 2017 - 12:01 AM

La ‘cleptocracia’

Columnista: Sonia Diaz Mantilla

Un billón de pesos le estaría costando a Colombia por semana la corrupción, según estimativos de la Contraloría General de la República. La Sociedad de Economistas hizo un cálculo aproximado entre 1991 y el 2000 y concluyó que podrían ser 189 billones los que se devoró el agujero negro de la corrupción en ese período.

Eso por hablar exclusivamente de la plata perdida por contratos interrumpidos. Los otros, las licitaciones que se hacen a la medida, los recursos de la salud en manos de cooperativas creadas y administradas por familias enteras de políticos; el pobre viejecito ex gobernador sin nadita qué pagar, que se pasea por las calles de Bucaramanga en su auto de alta gama, afrentando a todos los ciudadanos y que debería estar en la cárcel…¿sigo?

Pero al sumarle las pérdidas en desarrollo y competitividad, educación, salud, etc., la cifra es muy superior. Ahora bien, la posibilidad de que esa corrupción y otra, la que están demostrando servidores públicos, personas en cargos de elección popular y con responsabilidades políticas, administrativas o judiciales quede en la impunidad, es altísima.

Y esa es chocante. Somos un país garantista en leyes, pero poco efectivo para hacer cumplir las normas y sancionar a los que cometen faltas. Parece que todo está diseñado para que sea más fácil ser delincuente que ciudadano de bien.

El acueducto de Quibdó lo han financiado 23 veces; un director anticorrupción, que resultó ser más corrupto que los denunciados; jueces y magistrados vendiendo fallos; cartelización de los Planes de Ordenamiento Territorial, señoras del servicio doméstico que aparecen como grandes contratantes de obras.

Las normas se siguen haciendo para evitar a toda costa que los responsables de sus violaciones, paguen por su violación. La seguridad jurídica es lo que menos tiene hoy en día Colombia. Dilatar, dilatar, que de la dilación queda ba$tante. A mí me decían cuando era chiquita que todo acto (positivo o negativo) tenía consecuencias, van a tener que aprenderse otra frase los padres, porque esa, si se habla de corrupción está devaluada.

Autor:
Sonia Diaz Mantilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad