Publicidad
Sáb Sep 23 2017
21ºC
Actualizado 07:35 pm
Domingo 06 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Guatiguará

Columnista: Sonia Diaz Mantilla

La que corre, o la que se está construyendo es la denominada sociedad del conocimiento. Pero parece que eso, por lo menos a Santander, que se ha preciado de estar a la vanguardia en educación, ciencia y tecnología en el país e internacionalmente, le está molestando.

Mientras en el mundo civilizado se están haciendo todos los esfuerzos por adelantarse al futuro en investigación mediante estas apuestas, el parque tecnológico de Guatiguará y la zona aledaña, está siendo medida más bien por cuántas casas y apartamentos caben, que cuánto conocimiento puede albergar.

La unión -rara, pero posible en este caso- que se dio entre los sectores público, privado y académico hace más de 20 años, es una de las iniciativas más sobresalientes del país, que ha recibido innumerables reconocimientos nacionales y en el extranjero.

Y de ella hacen parte la UIS, Ecopetrol, a través del ICP, las Universidades privadas más importantes de la región, el Sena, la Biblioteca Nacional, Hospital Internacional de Colombia, los gremios y los centros de estudios e investigación con más reconocimiento.

Pero “pica” el valor de su metro cuadrado a más de uno, comenzando por la Alcaldía de Piedecuesta que ya ha hecho reformas al Plan de Ordenamiento Territorial, para abrirle campo a otro tipo de construcciones. Era de uso de expansión tecnológica y ahora quedó convertido en “comercial y de dotación”.

Ciencia, tecnología e investigación no dan muchos votos que se diga. El POT aún vigente, establecía un corredor tecnológico desde la planta de producción de Hipinto hasta el ICP, pero ya es evidente que se corrió bastante la frontera de la ciencia. En el aún parque tecnológico hay 56 centros y laboratorios de investigación trabajando con el sector productivo; 3 Centros de Desarrollo Tecnológico Nacional y el edificio de investigaciones de la UIS.

¿A ustedes les parece que preservar zonas como la del parque tecnológico de Guatiguará y las posibles expansiones que tenga, sean un embeleco? Yo creo que no. Pero dependerá de cómo quiere el joven alcalde de Piedecuesta Danny Ramírez que lo recuerde la historia.

Autor:
Sonia Diaz Mantilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad