Publicidad
Lun Nov 20 2017
19ºC
Actualizado 09:48 pm
Domingo 13 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Ñoños vamos a ser todos

Columnista: Sonia Diaz Mantilla

El senador Bernardo Miguel (Ñoño) Elías Vidal, muy mentado esta semana que termina en Colombia, obtuvo 1.149 votos en Santander en las elecciones para Congreso del 2014. Parece un dato fútil, pero como funcionan las empresas políticas ahora, no deja de ser llamativo.

A Elías Vidal, en las puertas de un proceso de pérdida de investidura y de la cárcel, por presuntamente aceptar $18 mil millones en sobornos de Odebrecht, lo anteceden algunos miembros de su familia con prontuario: sobrino de Ramón Elías Nader, condenado por el 8 mil (¿se acuerdan? La financiación del narcotráfico a la campaña de Samper Presidente) y familiar del ex senador Salomón Nader Nader, condenado a prisión por nexos con grupos paramilitares. Todos venían del liberalismo y mediante un cambio extremo llegaron a la U.

El gran elector de la U obtuvo en Norte de Santander, muy lejos de la natal Córdoba de Elías Vidal, 3.974 votos, muy seguramente agenciados por quien algo recibió también de las coimas del tramo Ocaña-Gamarra de la Ruta del Sol.

Este gerente de construcciones manejaba (y seguirá manejando, una detención no significa muerte política en Colombia) los tristes destinos de Córdoba, la Guajira y Sucre.

El aún senador Elías Vidal, no hizo nada por ocultarnos todos sus viajes alrededor del mundo, sus parrandas vallenatas, la dotación con uniformes completos Adidas a equipos locales de fútbol, la contratación de grandes artistas para sus fiestas y reuniones políticas (de lo que me enteré por las redes sociales, que para rastrear estos temas también sirven). Todo con su plata y la mía, a la que difícilmente renunciará.

Pensando con el deseo, ojalá este proceso llegue hasta el destape final de la corrupción alrededor de las coimas de Odebrecht a los políticos para conseguir obras públicas en Colombia, pero luego me acuerdo que el año entrante hay elecciones y los voticos del senador Elías, la nada despreciable cifra de 140 mil sufragios, se van a necesitar en marzo.

Quedaremos todos como Ñoño, pero el de la definición de la RAE: una persona sumamente apocada y de corto ingenio. ¡Qué vaina!

Autor:
Sonia Diaz Mantilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad