Publicidad
Mar Oct 17 2017
29ºC
Actualizado 12:39 pm
Domingo 24 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Sanción social

Columnista: Sonia Diaz Mantilla

Tengo varios motivos para admirar a los chilenos. Uno de ellos es que se sienten veedores de sus poderes públicos y al contrario de los políticos de cierto país suramericano cuyo nombre empieza por C y termina en A, gran número de sus pares de Chile andan en metro, van a hacer la compra como cualquier hijo de vecino y no atropellan a los ciudadanos con su nube de guardaespaldas.

Los chilenos son capaces de cantarle en la cara a sus políticos lo que no les gusta, les dicen ladrones cuando creen que lo son, bandidos, corruptos, que renuncien, etc. Y a los que lo merecen, también los felicitan.

Les ha tocado cambiar los números de las placas de sus carros (a algunos políticos), dejar de ir a la compra o a sitios públicos, cerrar o dejar quietas sus cuentas de redes sociales, porque los ciudadanos se creen con derecho a reclamarles.

La otra diferencia con aquel país del cóndor (o el chulo, yo ya ni sé qué es), es que los presidentes de los partidos envueltos en los escándalos renuncian, no se atornillan a sus puestos. O por lo menos los que tienen dignidad.

En el país de la C y la A (que no es Costa Rica), no hay ninguna sanción social.

No la hubo con un Presidente cuya credencial se le debe al polvillo blanco, ni con guerrilleros, paras, ladrones que han pasado por el poder político y que han creado carteles hasta en la justicia. Nosotros, los hijos de Macondo, le tenemos miedo reverencial al poder, como antaño los abuelos a los curas.

Nos cuesta ejercer la sanción social. Dejamos pasar al ladronzuelo, porque hay quienes calculan que algún día lo van a necesitar.

Yo prefiero la actitud de los chilenos. Un tipo, en la calle, le gritó a un senador que caminaba como cualquier transeúnte “ladrón”, una señora, muy puesta como corresponde, le respondió “será pesado, pero ladrón no”. Se lo dicen en la cara.

Algo podemos aprender.

Autor:
Sonia Diaz Mantilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad