Domingo 04 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

Nos falta materia gris

Columnista: Sonia Diaz Mantilla

Dos menores de 12 y 13 años fueron agredidas por otras menores de edad, de 15 y 17 años. Apuñalearon a una, a la otra de las más chiquitas le cortaron el pelo con un cuchillo, los que estaban alrededor se limitaron a filmar en sus celulares la agresión.

Una mujer en embarazo probablemente va a quedar cuadripléjica, luego de ser atacada para robarle su carro, en un hecho ocurrido en Bogotá; había personas alrededor que se limitaron a mirar y no hacer nada.

Las historias se repiten, nos volvimos espectadores de la tragedia ajena. Algunos incluso lo asumen como su minuto de fama, porque estaban listos con la cámara para lo que ocurriera. La consigna sería que lo que les pase a otros es problema de ellos. Mejor no meterse para no “llevar del bulto”.

Pero está el otro lado de la moneda. La risible actuación de nuestra justicia, que suelta a los transgresores de la ley, con lo que la intimidación corre por cuenta de la normatividad.

Una simple búsqueda en la web da cuenta de un hombre que ha sido capturado 52 veces por robo y sigue libre; otro que estaría involucrado en la muerte de un joven por robarle la bicicleta, también ha entrado y salido 29 veces de detención. ¿Alguien entiende?

La empatía, esa cualidad de ponernos en lugar del otro, se aprende. “Si pensamos que lo que le está pasando al otro podría pasarnos a nosotros y consideramos al otro como un igual, seremos más generosos”, dice Guillermo Fouce, presidente de psicólogos sin fronteras, entidad que atiende a personas que han pasado por catástrofes naturales o humanitarias.

Los comportamientos agresivos y antisociales tienen también su base biológica. Les falta materia gris a esas personas, dice un estudio realizado por la Universidad de Birmingham y esa condición pudo originarse desde el vientre materno o en etapas tempranas de desarrollo. Sea como fuere, la enfermedad que padecemos parece que se contagia muy fácil. O si no, ¿de qué se reían los que vieron cómo eran atacadas las niñas de Medellín?

Autor:
Sonia Diaz Mantilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad