Domingo 25 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

Victimizarse da votos

Columnista: Sonia Diaz Mantilla

Los malos políticos son expertos en la estrategia de victimización. En un país que todavía dice de un corrupto que se roba los recursos del público, “roba, pero por lo menos hace algo”, cualquier cosa puede suceder.

Y no es por ignorancia o porque la gente no sepa siquiera leer (en Colombia hay 2,7 millones de analfabetas, el 5,8% de la población y hay 36 millones de aptos para votar).

Bogotá es un excelente ejemplo. El modelo de aseo que impuso Gustavo Petro cuando fue alcalde, hizo agua desde su implementación en el 2012 y lo tuvo a puertas de destitución disciplinaria en la Procuraduría, porque hubo improvisación y verborrea social pero poco de administración eficiente.

Al llegar Peñalosa a la alcaldía de la capital del país revirtió el proceso, hizo nueva licitación y mientras iniciaban los nuevos operadores hubo caos de recolección en ciertas zonas, tema muy bien capitalizado políticamente tanto por Petro, como por los señores de la florecita.

Pero pueden rastrear cualquier lugar de la geografía colombiana, incluido aquí, Santander, donde llevamos varios años no sólo de desaciertos políticos, sino operando como lo definía Aristóteles, en demagogia, que, para el filósofo griego, era la forma corrupta de la democracia.

A eso, demagogia, conduce esta interrogante “ética, pelética, peluda”, en que se ha convertido la administración de Bucaramanga, la que ya debería revisar su discurso de que es la más transparente, porque -a no ser que el montaje sea monumental- las evidencias dicen otra cosa.

Y en el departamento de las 87 buenas razones, también se ha capitalizado muy bien aquello de que soy víctima de los medios o de la oligarquía.

Lo gobiernan (al departamento de Santander) las mismas camarillas hace cerca de 20 años y como el papa Alejandro VI (Rodrigo de Borgia) se dedicaron a defender los intereses familiares.

Autor:
Sonia Diaz Mantilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad