Domingo 18 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

¿Será verdad?

Columnista: Sonia Diaz Mantilla

Los usos más problemáticos de las redes sociales, blogs, portales y en general, de la forma de difundir información en cadena, son las noticias falsas, los engaños y la desinformación. Y esa posibilidad la tiene cualquiera que sepa manejar un computador y que tenga acceso a internet.

Lo único que se necesita es tener un enemigo que sepa cómo regar engaños (o que contrate a alguien que lo haga), para que se acaben honras, fortunas, carreras profesionales, posibilidades políticas, etc.

Y todo esto también supone un gran reto para los medios de comunicación tradicionales -me refiero a los serios- y para las nuevas plataformas informativas, porque terminan compitiendo en credibilidad con un programa de computador o con personajes anónimos cuyo propósito es generar incertidumbre y caos.

Los medios están teniendo que sumar otra actividad a sus rutinas, pescar noticias falsas que terminan en los grupos de difusión en Facebook, Twitter, WhatsApp en segundos, con lo que la contrastación se volvió el bien más preciado para atajar las mentiras.

No obstante, muchas de esas noticias son la única fuente de información de millones de personas, que no consumen medios de comunicación que cumplan con los mínimos estándares de calidad, verificación de fuentes de información, de datos, investigación documental, etc.

La manipulación de la verdad, la infamia se volvieron monedas de uso corriente y no solo en Colombia sino en el mundo. Se puede afirmar que hoy tenemos muchísima más información, pero tal vez estemos peor informados que antes, porque detrás de mucho de lo que se informa, no hay más que humo que no deja ver con claridad.

Credibilidad, respeto, dar crédito a lo que se dice, es lo que deben generar una información y quien informa.

Le queda la tarea al ciudadano de volverse más selectivo sobre dónde decide informarse, por qué canales y a quién dar credibilidad. Eso supone ser responsables al momento de consumir medios, para no dejarse embaucar por vendedores de humo o por terroristas de la información, que tanto daño hacen a la sociedad.

Autor:
Sonia Diaz Mantilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad