Domingo 20 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

Los Obispos de Chile

Columnista: Sonia Diaz Mantilla

Algo está pasando en el Vaticano, de la mano del Papa Francisco y por el bien de esa institución y sus feligreses, al jerarca de la iglesia católica ya no le queda otra salida que seguir avanzando en los cambios profundos a esa institución vetusta, que podrían pasar por acabar con el celibato.

El pasado viernes renunciaron los 34 obispos de Chile, ante las evidencias de que Juan Barros, uno de los obispos, encubrió los abusos sexuales cometidos entre 1980 y 1990 por el sacerdote Fernando Karadima.

Quisieron callar a los acusadores. A Karadima, el Vaticano lo retiró a una vida de “oración y penitencia” y pese a los esfuerzos por llevarlo a prisión, los crímenes habían prescrito cuando se le encausó judicialmente.

Pero las evidencias y las denuncias continuaron y a Barros, el encubridor, no lo recibieron muy bien los feligreses cuando fue encargado de una parroquia en la región de Osorno. Incluso la visita de enero del Papa Francisco a Chile fue muy tensa, porque no se había pronunciado sobre las denuncias.

Es un hecho sin precedentes el ocurrido en Chile. En Colombia se han hecho recientemente denuncias contra prelados de la iglesia católica de Medellín, pero ninguna ha avanzado, por lo menos que se conozca abiertamente.

Duele para las víctimas, que la sanción del Estado vaticano se limite a conminar a los pederastas y abusadores a una vida de oración. Porque lo que hicieron fue abusar del poder que les daba la sotana, para comportarse como delincuentes, no precisamente como protectores de esos valores que dicen defender desde los púlpitos.

Decía mi padre -católico practicante- cuando escuchaba sobre estos casos, que en cualquier institución de hombres se dan excesos, se cometen delitos. Eso es cierto, pero los llamados vicarios de Cristo, no pueden ser tratados de manera distinta que los abusadores y agresores sexuales sin púlpito.

Autor:
Sonia Diaz Mantilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad