Publicidad
Vie Sep 22 2017
26ºC
Actualizado 12:23 pm
Viernes 14 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Roma, imperio y su caída

Columnista: Virgilio Galvis Ramírez

Roma, fundada por Rómulo en 753 a.c. la gobierna como Rey bajo una monarquía. En este periodo varias dinastías pasan hasta el 509 a.c. Se construyó el Circo Máximo, se crea el Senado y los límites de Roma se expanden, convirtiéndola en la principal población de Italia. Por la tiranía de su último Rey, Tarquino el Soberbio, el Senado decreta la abolición de la monarquía y se da comienzo a la República, Romana que va del 509 a.c. al 27 a.c. Aquí el Senado toma las decisiones y dos cónsules o magistrados, con poder máximo, las ejecutan.

La República fue periodo de expansión Romana; conquistaron toda Italia y al ganar en las Guerras Púnicas contra Cartago, se convierte Roma en potencia Mediterránea de oriente y occidente. Los triunfos militares y los empoderados triunviratos traen desigualdades sociales; esclavos y plebeyos empobrecidos se multiplican y llegan las guerras civiles que acaban la república y nace el Imperio Romano (27 a.c, al 476 d.c.), con Octavio Augusto proclamado emperador por el Senado.

Durante el Imperio se suavizaron las diferencias entre clases y con Trajano se vivió la Edad de Oro del Imperio, alcanzando su máxima expansión territorial, sin embargo se hizo geopolíticamente imposible su gobernanza por las disímiles lenguas, distancias, mala comunicación; circunstancias que llevaron al Imperio en 395 d.c. tras la muerte de Teodosio emperador, a escindirse en dos: Oriente y Occidente. Este último gobernado desde Roma, entra en decadencia y desaparece en 476 d.c. por múltiples causas: Los excesos y la tiránica actitud de sus emperadores, los antagonismos entre Senado y Emperador, el gasto militar para contener las incansables incursiones bárbaras, el malestar social en sus pueblos paganos por la ineficiente gestión de la economía de inflación rampante, desempleo, mal uso de la tierra y lo peor, la decadencia social caracterizada por, esclavitud, promiscuidad, adulterio, homosexualidad, incesto, orgías, bacanales, juegos de gladiadores, corrupción política y el empoderamiento de la guardia pretoriana. Esta crisis moral fue aprovechada por el cristianismo que conquistó fácilmente almas e introdujo un legado de paz y amor entre los pueblos; debilitando el espíritu guerrero Romano.

El imperio de oriente, capital Bizancio (después Constantinopla, hoy Estambul) siguió próspero hasta la invasión Turco-otomana, que tomó Constantinopla en 1453 y marcó el final de oriente y de la edad media.

Autor:
Virgilio Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad