Martes 2 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Editorial
Patrocinado por:
Miércoles 19 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

Pólvora “divina”

Nuestro país formó su identidad cultural de la mano de las costumbres católicas. Fruto de esta herencia, cada 16 de diciembre, las parroquias, entre ellas las de Bucaramanga y los municipios santandereanos, acostumbraban a celebrar la Novena de Aguinaldos, a las 4:00 am, para encomendar muy de madrugada la oración al Creador.

Esta celebración iba acompañada de pólvora, que junto al tañir de las campanas y los altavoces les contaban a todos los habitantes del pueblo que había empezado la celebración de la Natividad.

Pero los tiempos cambiaron y la pólvora dejó de ser un elemento infaltable en toda celebración a un peligroso objeto que año tras año deja víctimas por su manipulación. Por esta razón su uso fue prohibido en la mayoría de capitales del país, incluida Bucaramanga. Así mismo, el derecho al descanso pasó de ser un privilegio de pocos a un derecho fundamental de todos.

Pero para algunos miembros de la Iglesia Católica parece que estos cambios culturales y legales no tienen aplicación. A pesar de la prohibición, en estos días muchos habitantes de Bucaramanga y su área han podido ser testigos de la quema de pólvora con las que algunas parroquias siguen celebrando su misa de aguinaldos.

Así mismo, tampoco han valido los reiterados llamados de la Corte Constitucional al respeto del derecho al descanso, pues todos aquellos quienes viven cerca a una iglesia de las que siguen utilizando parlantes para celebrar su novena, ven interrumpido su descanso por las plegarias que a todo volumen elevan los sacerdotes desde sus iglesias. No se entiende por qué la necesidad de orar a tan alto volumen, si no existen registros comprobados que certifiquen que Dios sea sordo.

Pero lo que sí está comprobado y es un hecho es que el uso de la pólvora está prohibido en la ciudad por las leyes humanas y que solo bajo permisos estrictos se permite su uso en algunas celebraciones.

Lo otro que también es un hecho comprobado es que en este país toda creencia religiosa o toda no creencia está protegida por la Constitución, lo cual les otorga el mismo tipo de derechos a los creyentes de celebrar sus creencias como a los no creyentes de no ser parte de ellas. El único límite es el respeto por el derecho del otro, respeto que se ve vulnerado cuando se obliga a un ciudadano a despertar al amanecer para escuchar un credo que no es el suyo.

Bienvenida la celebración de la Navidad. Bienvenidas las costumbres y las tradiciones de cada familia, pero sobretodo bienvenida una Navidad dentro del respeto por las normas y por los derechos de todos. Este es el principio de la paz.

Publicada por
REDACCION EDITORIAL
Su voto: Ninguno (3 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones