Sábado 30 de Agosto de 2014
Publicidad
Publicidad
Editorial
Patrocinado por:
Jueves 20 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

La gallina de la discordia

En edición del pasado martes, este medio registró en su primera página una insólita imagen: detrás de la “gorda” de Botero, ubicada en el parque San Pío de la capital santandereana, un ciudadano exhibía varios pollos vivos para su venta. A los puestos ambulantes de ventas de “minuto a celular” y comestibles, se sumaba ahora la oferta de ejemplares vivos de aves que correteaban en una esquina del emblemático parque.
La fotografía generó indignación en la administración y en gran parte de la ciudadanía, pero de una manera bastante curiosa. Aunque este hecho es una prueba más de la falta de autoridad que reina en la ciudad, de la ausencia de cultura ciudadana y del tamaño que la problemática de los ambulantes ha tomado, la indignación pareció más contra el fotógrafo y contra este diario.  
En entrevista en un medio radial, el secretario del Interior, René Garzón, afirmó que la Alcaldía no podía ir en contra de pronunciamientos de la Corte Constitucional según los cuales el trabajo constituye un derecho fundamental.
Además, Garzón afirmó que la Alcaldía no podía desconocer el acuerdo al que llegó con los ambulantes de permitirles ofrecer sus productos durante la temporada decembrina, pero aseguró que otra será la historia después del próximo 15 de enero.
   Pero si esa fue la respuesta de la administración, no podía esperarse algo distinto de muchos ciudadanos que arremetieron contra la fotografía argumentando que al publicarla este medio no permitía a un colombiano ejercer su derecho al trabajo.
Una sociedad necesita equilibrio y reglas claras que sean respetadas por sus ciudadanos, para que pueda venir el desarrollo. No tiene cabida la argumentación de la defensa del derecho al trabajo, para que se justifique la invasión cada vez mayor del espacio público bumangués. Ningún derecho puede alegarse como justificación a la violación de normas o al irrespeto del derecho de los demás. Esto sería tanto como admitir, por ejemplo, que es válido el argumento de muchas “mulas” del narcotráfico que alegan que lo hacen porque es su única opción de sustento. Se insiste, ningún derecho se puede alegar como válido,si su supuesta defensa conlleva la violación de las normas. Esa la esencia de la legalidad.
Además, desconcierta la respuesta de la Secretaría del Interior, pues hasta donde se sabe el acuerdo al que se llegó con los informales es frente a la permanencia de los que actualmente se encuentran en el centro de la ciudad y no frente a nuevos ambulantes que están llegando a otros puntos, como ocurrió con el mentado vendedor de gallinas del parque San Pío.
Entristece saber que la ciudad ya está tan acostumbrada al caos y a la pérdida del respeto por lo público, que desde su misma administración se legitima la invasión de su espacio y el irrespeto de los derechos de los ciudadanos.

Publicada por
REDACCIÓN EDITORIAL
Su voto: Ninguno (4 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones