Miércoles 1 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Editorial
Patrocinado por:
Viernes 08 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

Las sustancias psicoactivas y los universitarios

El hecho de que Colombia, desde hace cerca de 40 años, comenzó a vivir el drama de la producción y mercadeo de estupefacientes y que durante varias décadas nuestro papel en ese dantesco universo fue la producción de alucinógenos para su consumo en países del primer mundo, nos llevó a creer, colectivamente, que ese era nuestro único rol en tan siniestro problema.

Pero la realidad actual es totalmente distinta y ni las autoridades, ni la comunidad, han sido capaces de comprender la hondura del problema social que vivimos: hoy Colombia es consumidor de estupefacientes y los muchachos que actualmente cursan estudios universitarios, generacionalmente dieron un gran salto y en porcentajes inquietantemente altos consumen trago, marihuana, cocaína y otras variedades de sustancias psicoactivas.

A punto tal es la dimensión del problema que entre un 35% y un 40% de los universitarios actuales han fumado marihuana.

 Varias veces en este espacio editorial hemos alertado que en las universidades de todo el país hay un intenso microtráfico de alucinógenos y que ni los cuerpos de seguridad del Estado, ni las autoridades universitarias, ni los padres de familia le han puesto la debida atención a este problema que cada vez está carcomiendo más a las nuevas generaciones.

Algo más: si bien los colombianos imaginan que hay suficiente información sobre alucinógenos en la ciudadanía, la realidad es que solo el 35% de los estudiantes que alguna vez han consumido drogas ilícitas está recibiendo orientación formal sobre el tema. Es decir, hay enorme ignorancia al respecto.

Ello significa que el Estado, las universidades, los padres de familia y los medios de comunicación, no solo deben fijar la atención en lo comentado sino actuar inmediatamente, pues estamos ante un problema de salud pública con todo lo que ello entraña.

Lo anterior pone en evidencia que ni la sociedad, ni la estructura del Estado, ni el sistema educativo, ni las familias, están preparados para enfrentar lo que estamos viviendo y las consecuencias de ello pueden ser letales.

Publicada por
REDACCION EDITORIAL
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones