Jueves 30 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Editorial
Patrocinado por:
Lunes 18 de Marzo de 2013 - 12:01 AM

El debate sobre la política carcelaria

Uno de los problemas más álgidos que tiene Colombia, desde hace años, es la sobrepoblación de presos en las cárceles. Llevamos más de medio siglo padeciendo tal tipo de hacinamiento. En Colombia hay 139 prisiones que tienen cupo para 56.000 detenidos, pero hay cerca de 100.000 prisioneros. Uno de los casos más aberrantes es el de la cárcel Modelo de Bogotá, donde hay reclusos durmiendo en los baños, en los corredores, etc.

Para enfrentar tal problema se implementó el beneficio de casa por cárcel para quienes hayan cometido delitos no graves. Actualmente hay unas 23.000 personas gozando de tal prebenda, o portando el brazalete electrónico de vigilancia, pero dicha política está en crisis por razones tales como que con base en influencias y presiones ella se otorga a personas peligrosas que incurrieron en delitos graves, quienes hacen uso abusivo de ella, mientras acusados de delitos menores como es el caso de la inasistencia alimentaria, atestan las cárceles.

Pero ello no es todo: el Inpec tiene solo 300 guardianes para corroborar que los 23.000 presos que gozan de detención domiciliaria, o portan los brazaletes electrónicos, no se han evadido, ni hacen uso abusivo de ello. Dicho número es insuficiente para cumplir satisfactoriamente con la labor que les fue encomendada y abre la puerta a los abusos de quienes tienen la casa por cárcel, o portan los brazaletes.

Además, está la presión de organismos internacionales en el sentido de que la única forma de combatir atinadamente el hacinamiento carcelario es impulsando la política de casa por cárcel. ¿Vale ello la pena si se está usando mal?

Pero si se miran las cosas desde el lado opuesto, está demostrado que hay uso excesivo y arbitrario de la detención preventiva y muchos inocentes son víctimas de prisión injustamente.

 En resumen, en Colombia los jueces otorgan con frecuencia el beneficio de la casa por cárcel a quienes no tienen derecho a ello, en las cárceles hay muchos que están injustamente detenidos, hay inquietante hacinamiento carcelario y el Inpec tiene pocos guardianes para vigilar debidamente a quienes gozan de prisión domiciliaria, o del beneficio del brazalete electrónico.

Mientras haya tanta descoordinación en la política carcelaria del Estado y se tracen directrices en tan contradictorios sentidos por las autoridades que tienen injerencia en el asunto, las cosas seguirán empeorando, con todo lo que ello significa.

Publicada por
REDACCION EDITORIAL
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones