Sábado 1 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Editorial
Patrocinado por:
Martes 21 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

Una impunidad triple que no permite la paz

En los últimos días, la palabra impunidad se volvió a poner de moda. Los diálogos de paz entre el Gobierno Nacional y las Farc en La Habana, han generado el establecimiento aquí en Colombia de dos corrientes de opinión sobre los efectos que debería tener un acuerdo eventual con los líderes de esa guerrilla. En una esquina, se sitúan quienes consideran, con bastante pragmatismo por cierto, que dado que las Farc no han sido vencidas militarmente, pedirles a sus jefes que se desmovilicen voluntariamente para ir a ocupar una celda, no es realista. Por lo tanto, están dispuestos a aceptar que el posible acuerdo contemple no solo que los comandantes acusados de crímenes atroces no vayan a una cárcel, sino que incluso se les permita ingresar a la política.

En el otro extremo se encuentran quienes piensan que esa postura no es aceptable y exigen que los miembros de las Farc culpables de delitos contra la humanidad como asesinatos o secuestros, paguen un castigo en un penal.

Sobre el tema, no sobra decir que las dos posiciones son prácticamente irreconciliables y que el efecto de esta discusión tendrá serias implicaciones sobre una posible paz negociada.

Sin embargo, como lo manifiesta el título de este espacio editorial, los tipos de impunidad que afectan el proceso son tres; el descrito párrafos arriba y otros dos de los cuales poco se habla.

Sin embargo, las dos modalidades se presentan a diario y se multiplican cada hora. Y no es necesario ser vidente para predecir que esa falta de acción de la justicia para castigar a los responsables, incidirá y de manera muy grave en cualquier resultado que se pueda obtener en Cuba.

Se trata de la impunidad que está arropando los crímenes de quienes han logrado sacar adelante procesos de restitución de tierras, así como de la que gozan los corruptos de antaño.

Y es que en el hipotético caso de que se lograra un acuerdo con las Farc, este país no puede volver a cometer la misma equivocación como el de la extinción de la Unión Patriótica, por la cual al final de cuentas no respondió nadie pero sí generó la radicalización de una izquierda que en principio pretendió participar en el sistema democrático.

Puesto en otras palabras, si los guerrilleros dejan las armas para que comiencen a asesinarlos sin que la justicia prevenga y actúe con contundencia, sólo servirá para crear en el futuro una nueva guerrilla.

Por último queda la impunidad que encubre a quienes se han tomado los presupuestos públicos por asalto. La inacción de la justicia en ese ámbito siempre generará descontento social que como ya se ha visto en Colombia, ha alimentado las filas subversivos durante décadas.

En síntesis, son tres las clases de impunidad que debe atacar el Estado si quiere no solo eventualmente firmar la paz, sino lo más importante aún, que ésta sea duradera.

Publicada por
REDACCIÓN EDITORIAL
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones