Viernes 1 de Agosto de 2014
Publicidad
Publicidad
Editorial
Patrocinado por:
Jueves 30 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

A encarrilar a Metrolínea

Los problemas de Metrolínea los conoce la ciudadanía entera. Se trata de un sistema de transporte masivo, SITM, que la ciudad necesitaba con urgencia, pero que lamentablemente no nació como producto de la inteligencia aguda y la planeación detallada.

Es así como desde el principio, a las demoras en la construcción de la infraestructura fue necesario agregarles errores garrafales en el diseño así como una escasez crónica de recursos que todavía hoy, a más de un lustro del inicio del proyecto, tiene obras pendientes por construir y tramos enteros entregados al abandono.

A todo lo anterior es necesario agregarle un mal esquema de rutas y una permisividad excesiva con el transporte paralelo, núcleo de competencia desleal, que ocasionaron desde el primer día de operación hasta hoy el incumplimiento de la empresa con las proyecciones iniciales de pasajeros transportados.

Pero hay que insistir. Metrolínea es imprescindible. No se puede concebir una ciudad en pleno siglo XXI que no tenga un sistema de transporte masivo bien organizado. Lo contrario es invitar al caos para que se quede y se multiplique en Bucaramanga y el área metropolitana.

Organización es entonces, la palabra clave. Pero lamentablemente es en ese punto donde más se falla. Y es el punto donde más se falla, porque al extenso listado de dificultades ya descrito es necesario adicionarle dos faltas que por estos días hacen carrera en el sistema y que en nada aportan a las soluciones que poco a poco han ido llegando.

Se trata de la indisciplina e irresponsabilidad de algunos de los conductores de Metrolínea, así como de la nula autoridad de los policías encargados de evitar la invasión del carril exclusivo.

Sí. Con una frecuencia cada vez mayor y más preocupante, sobre todo en el tramo que comunica a Floridablanca con Piedecuesta, este diario ha recibido denuncias de ciudadanos sobre choferes del sistema integrado que no utilizan el carril exclusivo de Metrolínea, sino que conducen de un lado a otro, sin prudencia alguna por los canales particulares, tal como hizo el martes a las 10 p.m. para ser exactos, la ruta entre esos dos municipios.

Por otro lado, salta también a la vista la manera en que se han convertido en rey de burlas los policías destinados a evitar en el viaducto García Cadena la invasión de motociclistas al carril destinado al SITM, quienes ante los ojos atónitos del resto de ciudadanos, lo usan en presencia de los patrulleros con impunidad absoluta, sin que éstos impongan multa o comparendo alguno.

En síntesis, la corta historia de Metrolínea no ha sido fácil. Han sido muchos los problemas que ha debido superar además de los que todavía enfrenta, como para que se le agreguen ahora otros más cuyo único efecto es debilitar aún más a la empresa y de paso la credibilidad de la ciudadanía en las autoridades.

Publicada por
REDACCIÓN EDITORIAL
Su voto: Ninguno (2 votos)
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones