Lunes 14 de Julio de 2014
Publicidad
Publicidad
Editorial
Patrocinado por:
Miércoles 19 de Junio de 2013 - 12:01 AM

Una paranoia a la que hay que restarle atención

El Gobierno de Venezuela, en cabeza de su presidente Nicolás Maduro, vive en una paranoia constante. Según Maduro, casi que a diario se descubre un plan para desestabilizar a su Gobierno, envenenarlo o inocularle alguna enfermedad, asi como para boicotear su economía con desabastecimientos intencionados.

La estrategia de buscar enemigos externos para ocultar los problemas internos no es nueva. Diversos gobiernos a lo largo de la historia han recurrido a la búsqueda de un enemigo común externo, que cohesione el sentimiento nacional, con el fin de distraer la atención sobre los graves problemas internos. Y Venezuela ha encontrado en su vecino más cercano, Colombia, al enemigo perfecto para centrar la atención en sus supuestos planes de complot y así distraer la crítica de su país de los graves problemas de desabastecimiento que afronta y bajar la tensión sobre el manto de duda que aún existe sobre la legitimidad de su gobierno.

Por eso Maduro grita, gimotea y dice haber perdido la confianza en su homólogo Juan Manuel Santos, mientras que Elías Jaua, su canciller, anuncia que en el próximo encuentro entre los presidentes de los dos países traerá las pruebas del golpe de Estado que se orquesta desde Bogotá contra el gobierno de Caracas.

Allá Venezuela si quiere gobernar bajo el miedo constante de un ataque enemigo; eso es un asunto interno. Pero lo que no se puede admitir más es que el Gobierno colombiano le preste tanta atención a lo que su vecino expresa y quede en vilo cada vez que Maduro afirma estar evaluando su permanencia en la mesa de diálogo que se adelanta con las Farc en Cuba y su continuidad en las relaciones con Colombia.

No tiene presentación que el Gobierno colombiano deba dar explicaciones de por qué, por ejemplo, recibió o no al opositor Capriles o si afianzará relaciones en un futuro con cualquier Gobierno o personaje no afecto al mandatario vecino.

Se agradece el apoyo de Venezuela en el proceso de paz, por supuesto. Pero ya es hora de restarles importancia a las constantes amenazas de lo que supuestamente hará Venezuela frente a las actuaciones legítimas del Gobierno de Colombia. Más cuando en este momento el país vecino podría necesitar del apoyo nacional, para afrontar la crisis de desabastecimiento, que se ha convertido en una bomba de tiempo para los venezolanos.

Publicada por
REDACCIÓN EDITORIAL
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones