Sábado 03 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

El valor de las matrículas universitarias

En Colombia el 80% de quienes laboran tienen un ingreso hasta de 2,2 salarios mínimos legales mensuales vigentes. ¿Cómo pueden muchos hogares pagar matrículas universitarias en instituciones privadas?

El más importante factor de inclusión social y económica que hay en Colombia es la educación. Si bien hace un siglo acceder a la educación superior era una aspiración que pocos colombianos lograban volver realidad, hoy es el imperativo categórico de los más amplios sectores de la población colombiana. Pero así como da herramientas de conocimiento y salvoconducto para enfrentar el futuro sin tanta zozobra, tiene una talanquera difícil de superar, el valor de las matrículas que deben, semestre a semestre, pagar los educandos, o sus familias. Los gastos de educación absorben cada vez más porcentaje de los ingresos de una familia, dificultando a muchas cabezas de hogar el pagar la formación académica de sus hijos.

Contrastar los ingresos de los hogares de los colombianos de estratos 2, 3 y 4 en los últimos 10 años con el aumento del valor de las matrículas en las universidades privadas genera preocupación; los ingresos reales de amplias capas de nuestra población han decrecido o crecido poco, mientras el valor de las matrículas en las universidades privadas ha tenido un alza del 20% en dicho período. Y por la otra punta ha yotro dolor de cabeza, la sostenibilidad financiera de más de una universidad privada.

En Colombia el 80% de quienes laboran tienen un ingreso hasta de 2,2 salarios mínimos legales mensuales vigentes. ¿Cómo pueden muchos hogares pagar matrículas universitarias en instituciones privadas si ellas valen 6, 7, 8 y más salarios mínimos mensuales?

Nuestra universidad pública es en extremo meritoria. Entre las 10 mejores universidades hay 4 estatales (una de ellas la UIS). Ellas ofrecen amplia oferta de carreras de educación superior, tecnológicas, especializaciones, maestrías y doctorados. Buen número brinda educación de alta calidad académica y albergan en su seno a cientos de miles de estudiantes; pero no pueden brindar cupo a más proporción de los bachilleres que aspiran a ingresar a la universidad.

Ahora bien, la universidad privada, si quiere brindar educación de alta calidad, tiene que cobrar matrículas cuyo costo no puede ser pagado por muchas capas de la población. Y las de primer nivel no pueden cobrar menos por sus matrículas pues viven, básicamente, de lo que por tal concepto recaudan. Así, el problema es complejo y dificulta que Colombia sea “cada día más educada”.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad