Publicidad
Jue Dic 14 2017
20ºC
Actualizado 09:55 pm
Miércoles 29 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Santander y su consumo excesivo de alcohol

ARCHIVO/VANGUARDIALIBERAL

El consumo de alcohol en exceso es uno de esos grandes y graves problemas que afectan a varias sociedades y países del mundo. Tanto, que en algunos se considera como una verdadera calamidad pública que mata individuos, disuelve familias y multiplica los índices de agresiones y violencias de varios tipos.

Colombia lamentablemente no es ajena al tema. Y ahora si bien en el país se habla puntualmente de algunas de las consecuencias de la ingesta excesiva de alcohol como el manejar alicorado o las riñas que se suelen generar entre personas ebrias, es mucho, muchísimo lo que falta por hacer en lo referente a la prevención y tratamiento de los efectos de ese tipo de adicción. Sobre todo, en lo que concierne al maltrato a las mujeres o la violencia física y verbal al interior de las familias.

Es que una persona alcohólica no solo destruye su propio cuerpo. Las consecuencias de su enfermedad afectan y en gran medida a su entorno más cercano, cuando no incluso su desempeño laboral e incluso su supervivencia misma.

En Colombia no existen estadísticas precisas sobre la cantidad de familias deshechas por causa del alcohol, el nú-mero de agresiones principalmente a mujeres bajo la influencia de esa sustancia y menos aún la pérdida de productividad de trabajadores con ese padecimiento. Pero con seguridad absoluta son alarmantes.

Como alarmante resulta también que en Santander se consuma más alcohol en promedio que en el resto de la nación.

Sí. Tal como lo publicó este diario el lunes pasado, mientras en el país el con-sumo de alcohol a nivel nacional es del 61%, en esta región llega hasta el 67%. En otras palabras, en esta región del país la ingestión de esa sustancia está por encima, en un país cuyos índices generales ya son de por sí causa de alarma.

Pero eso no es todo. De hecho, podría resultar incluso más que asombroso ya que entre quienes suelen tomar bebidas alcohólicas en este departamento, más del 15% comenzó a hacerlo a los 10 años de edad. Y para rematar, hechos como éstos son por lo general vistos como motivo de chiste y no bajo la gravedad que realmente contemplan.

En resumidas cuentas, el consumo de alcohol está desbordado; sus consecuen-cias son nefastas y ni el Estado ni la so-ciedad misma son conscientes de la gra-vedad del problema, situación que definitivamente tiene que cambiar.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad