Publicidad
Dom Dic 10 2017
21ºC
Actualizado 06:07 pm
Jueves 30 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Los ambulantes en la Plaza Cívica

ARCHIVO/VANGUARDIALIBERAL

Acaba de autorizar la alcaldía de Bucaramanga el uso de la Plaza Cívica Luis Carlos Galán Sarmiento a los vendedores informales para que, durante esta navidad y año nuevo, usen este espacio ya icónico del centro de la ciudad para ofrecer su mercancía y aprovechar de mejor manera la temporada.

Sin negar que la administración muestra aquí una buena voluntad respecto a las familias con menores ingresos, es importante anotar que no es buena estrategia hacer cesiones, así sea temporales del espacio público para el usufructo del mismo por particulares, ni es tampoco buena idea intentar soluciones a tan profundos problemas sociales con propuestas coyunturales.

En el primero de estos casos, se sienta un precedente negativo al hacer creer que el espacio público de la ciudad está sujeto a negociación según el deseo o la necesidad de cuales quiera de los sectores económicos formales o informales (tanto menos aquellos que impliquen ilegalidad), cuando en realidad el espacio público, por su carácter de tal, debe estar siempre al servicio de la población en general por sobre cualquier otra consideración.

En el segundo de los casos mencionados anteriormente, valga considerar que si se atiende de manera tan coyuntural e informal desde la administración a un problema de inequidad y carencia de oportunidades laborales, como es el caso de los vendedores ambulantes, no se aporta prácticamente nada al problema de base, al que realmente habría que dedicar el esfuerzo del gobierno, pero para proponer políticas acertadas, realizables y sostenibles que lleven finalmente a aliviar, en la mayor medida posible, las causas del desempleo o la dificultad de hacer emprendimiento en la ciudad.

Además de esto, hay que considerar también que el hecho de que la alcaldía traslade de las aceras del centro a la Plaza Cívica a algunas decenas de vendedores ambulantes, no garantiza, per se, que el problema de la ocupación de estos espacios se haya solucionado, porque muy posiblemente otros informales pueden aprovechar la circunstancia para tomar posesión de los lugares temporalmente abandonados.

Por las razones anotadas, no puede considerarse atinada ni conveniente la medida adoptada por la administración municipal de ubicar en la Plaza Cívica a los vendedores ambulantes del centro, sobre quienes tanto el sector público como el privado deberían voltear la mirada para respaldarlos, sí, pero con programas y ofertas verdaderamente productivas y formales de largo plazo.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad