Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 09:41 pm
Lunes 04 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

Nuestra vulnerabilidad sísmica

Los movimientos telúricos son fenómenos naturales imprevisibles. Los santandereanos vivimos en el segundo nido sísmico más activo del mundo, después del “Hindukrush”, en Afganistán. Aún más, el de nuestra región es el de mayor actividad relativa, con relación a su tamaño. Así, nuestra amenaza sísmica es alta, si bien no hay evidencia histórica de que en Bucaramanga hayan ocurrido movimientos sísmicos de efectos desastrosos.

El movimiento telúrico más fuerte del que hay referencia histórica ocurrió el 7 de julio de 1967 y dejó daños considerables en edificaciones tales como la catedral de la Sagrada Familia y la iglesia del Sagrado Corazón.

La investigación de amenaza sísmica en Bucaramanga y Santander es muy limitada, insuficiente. Aquí no se han investigado en detalle las tasas de movimiento, ni la longitud de ruptura de las fallas geológicas, por lo que no hay suficiente información, ni certeza del grado de amenaza sísmica que enfrentamos.

Ingeominas tiene una red de GPS permanente para determinar el movimiento de los bloques tectónicos en Colombia, pero en Santander solo hay dos estaciones. ¿Nuestra dirigencia no podrá lograr que se amplíe el número de ellas para establecer certeramente cuál es nuestra real amenaza sísmica?

Estudiosos, como el ingeniero Jaime Suárez, consideran que la situación sismotectónica de Bucaramanga es muy compleja y hay pocos elementos técnicos que definan confiablemente la magnitud de ella.

En Bucaramanga se han hecho simulacros sobre cómo actuar ante un hecho de tal naturaleza. Pero ellos se han efectuado en días laborables, en horas de oficina; uno de los más grandes riesgos está en las viviendas y no se ha vinculado a las familias en materia de prevención y conducta a seguir, ni hecho simulacros los fines de semana.

En Bucaramanga hay edificaciones muy vulnerables por haberse construido hace años, como iglesias, edificios públicos, hospitales, clínicas, las viviendas de los barrios del centro, edificaciones de colegios, los barrios de la escarpa, los del norte, los de Morrorico, entre otros. ¿Se ha planificado inteligentemente un trabajo de prevención en tales lugares? ¿En los colegios?¿Se ha instruido suficientemente a la población sobre cómo actuar en las viviendas si algo ocurre?

Mucho nos falta en tal materia; recordemos que el más reciente sismo ocurrido en México no causó más estragos por las medidas preventivas que allí se habían tomado.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad