Publicidad
Mar Ene 16 2018
25ºC
Actualizado 11:20 am
Viernes 15 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

La debilidad del Estado colombiano

Archivo /VANGUARDIA LIBERAL

Entre nosotros el Estado es un concepto de mucha importancia; se considera que es el protagonista central de la vida económica, política y social. Por ello hay gran preocupación en círculos académicos, del pensamiento y de la opinión por el hecho de que nuestro Estado no haya logrado ejercer sus funciones en todo el territorio nacional. Después de firmado el acuerdo de paz con las Farc, extensas regiones siguen siendo tierra de nadie, en las que, según análisis juiciosos, la situación “está a punto de estallar”.

Colombia ha tenido y tiene un Estado débil y una sociedad civil fragmentada. La Constitución de 1991 trató de fortalecer al Estado, de incrementar su legitimidad y superar el carácter excluyente de nuestro régimen político, pero no logró tales propósitos; durante su vigencia se ha profundizado la crisis de legitimidad y liderazgo del Estado. Síntomas de ello son el que el Estado sigue siendo débil, la falta de confianza de la ciudadanía en las instituciones, la fragmentación de las élites y la ausencia de una clase dirigente que tenga un claro proyecto de sociedad.

Nuestro Estado no ha logrado integrar a todo el territorio. Por eso somos una sociedad dividida y terreno fértil de conflictos sociales. Nuestra crisis política se asienta en la centenaria debilidad del Estado, pues su cosmovisión, dimensión cultural, política, económica y administrativa es centrista.

En consecuencia, los conflictos y tensiones sociales en muchas regiones terminan siendo resueltos al margen de las instituciones, a través de la “parainstitucionalidad”, ya que el centro ignora los intereses, necesidades, reivindicaciones y anhelos de las regiones que hay en nuestro extenso territorio.

En consecuencia, las instituciones municipales, departamentales y nacionales son frágiles, incipientes y hay muy extensas regiones no integradas al país marginadas del desarrollo socioeconómico.

Por ello, pese a los esfuerzos del gobierno central, como lo pone en evidencia el reciente informe de la Misión de la OEA,donde antes estuvieron las Farc hay vacíos de poder, un estado de cosas a punto de estallar, una situación muy deteriorada y regiones enteras donde reinan las expresiones “parainstitucionales”, como ocurre en Tumaco, Catatumbo, Cauca, Chocó, Urabá y mucho del territorio que antes dominaban las Farc.

Publicada por
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad