Martes 02 de Enero de 2018 - 12:01 AM

Lo bueno también debe ser visible

Que 2018 sea un año en que como ciudadanos demos relevancia también a lo bueno, sin desconocer por supuesto las realidades que tanto nos afectan como nación.
ARCHIVO/VANGUARDIALIBERAL

Una polémica se desató en el país por cuenta de las declaraciones dadas la semana anterior por el presidente de la República, Juan Manuel Santos, según las cuales el país padecía una especie de “enfermedad mental”, que no le permite ver las cosas positivas que ocurren. El Presidente se refería a las palabras del siquiatra Rodrigo Córdoba, quien ha manifestado que en Colombia se sufre de un pesimismo constante, aunque aclaró que este no es un mal exclusivo de nuestra sociedad, sino que se ha hecho extensivo a casi todas las sociedades.

Aunque las palabras del presidente Santos causaron molestia en varios sectores, que consideraron que con esta afirmación Santos quiso desestimar los malos resultados en materia de crecimiento económico por los que atraviesa el país, hay bastante razón cuando se afirma que a veces el país vive en un pesimismo constante.

La profunda polarización en la que se sumió nuestra sociedad ha hecho que por cuenta de los intereses políticos de distintas partes muchas noticias se tergiversen o simplemente pasen desapercibidos hechos que deberían unir a un país. Tantos años de conflicto y violencia, la corrupción constante, la falta de credibilidad en las instituciones, entre otros factores, nos acostumbraron como sociedad a vivir en una constante negativa, que a veces hace que los ánimos se centren en lo malo y se deje de lado lo bueno.

Pensemos por un momento en el país de la década de los noventa, donde el narcotráfico tenía sometido a las instituciones, o donde era imposible transitar por carretera por el riesgo de ser secuestrado, o cuando la inflación se ubicaba en dos dígitos, o cuando los países advertían a sus nacionales no pisar tierra colombiana.

Hoy, Colombia recibe seis millones de turistas extranjeros, tiene la tasa de homicidios más baja de los últimos 40 años y la inversión extranjera creció un 114% en el último semestre. A nivel departamental, Santander se consolida como destino turístico, lidera el ranking nacional en temas como la prestación de los servicios médicos o la calidad en la educación y se ha convertido en un departamento donde varios de sus empresarios hoy son líderes en diferentes campos.

Que este 2018 sea un año en que como ciudadanos demos relevancia también a lo bueno, sin desconocer por supuesto las realidades que tanto nos afectan como nación, pero con la convicción de que todos somos responsables de construir tiempos mejores.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad