Publicidad
Vie Feb 23 2018
19ºC
Actualizado 09:47 pm
Miércoles 03 de Enero de 2018 - 12:01 AM

Protejamos a nuestros niños

ARCHIVO/VANGUARDIALIBERAL

Un año después de que el país se conmoviera con la dolorosa noticia del secuestro, violación y asesinato de la niña Yuliana Samboní a manos de Rafael Uribe Noguera, la semana anterior el país registró el homicidio y abuso de una niña de 10 años, quien habría sido ultrajada y asesinada por su hermano, un menor de 15 años.

Aunque estos parezcan hechos aislados y por su crudeza excepcionales, el director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, confirmó que en Colombia durante 2017 se dictaminaron 22.519 casos de violencia sexual, de los cuales el 80% correspondieron a menores de edad. Y de estos casos, el 90% de los abusos ocurrieron en el hogar.

Mientras se cree que la casa es el lugar donde nuestros niños están protegidos y son cuidados con amor y respeto, la realidad es que es allí donde ocurre la mayoría de los abusos contra los niños.

Por esta razón, la directora del Bienestar Familiar, Karen Abudinén, hizo un llamado desesperado a las familias para trabajar por la protección de los niños y volver al hogar el lugar donde los niños son criados con amor y respeto.

Sin duda vivimos en una época de profunda crisis de valores, en la que los niños se han convertido en el principal blanco de la rabia, la violencia, la perversión y la descomposición social del mundo de los adultos.

Hoy miles de niños en el país están creciendo en el desamor, en la desprotección absoluta, en el abandono. Los embarazos no deseados, el altísimo número de hijos cuyos padres jamás se hacen responsables, el poco acceso a métodos de planificación, la inestabilidad familiar, las situaciones de pobreza extrema que obligan a que muchos menores crezcan en condiciones precarias y un largo etcétera hacen que muchos de nuestros niños estén creciendo en el abandono y a merced de los violentos y los agresores sexuales. Por supuesto que no se quiere decir que todo niño nacido en circunstancias difíciles esté condenado a ser víctima de violencia física o sexual, pero sin duda estos factores aumentan el riesgo de que ello ocurra.

El llamado es a proteger a nuestros niños, a fortalecer las familias, sin importar su forma y a condenar y denunciar sin miedo todo tipo de agresión contra nuestros pequeños. No podemos seguir permitiendo que nuestros pequeños sigan a merced de los violentos.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad