Sábado 06 de Enero de 2018 - 12:01 AM

El aumento de CO2 en la atmósfera

Hace dos meses se reunió en París la Conferencia sobre Cambio Climático de la ONU con más buenos propósitos que resultados pero dejó un mensaje trascendente: la economía de bajas emisiones de carbono ha venido para quedarse.

El planeta sufre la ocurrencia de diversos fenómenos naturales como huracanes, tormentas tropicales e invernales, incendios, inundaciones, sequías, que trastornan la economía, la vida en países y regiones geográficas.

El hombre es golpeado por tales hechos; científicos, personalidades, movimientos sociales y medios de comunicación han difundido que en la causa de tales cambios climáticos hay incidencia de las actividades humanas pero no hay conciencia de la urgencia con que deben cambiar los hábitos, costumbres y forma de vida, reajustarse los modos de producción, redoblarse los esfuerzos para morigerar el cambio climático y luchar para que no se agudicen las perturbaciones ecológicas, económicas y sociales que provoca.

En octubre de 2017, la Organización Mundial de Meteorología (OMM) divulgó un informe que advierte sobre el aumento de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera como consecuencia de la actividad humana y del fenómeno de El Niño, provocando cambios climáticos y graves disrupciones ecológicas y económicas.

La concentración de CO2 crea una barrera que impide que la radiación solar abandone la atmósfera, la atrapa y rebota sobre la superficie terrestre, recalentándola, provocando cambios climáticos y graves fenómenos naturales; es el llamado efecto invernadero; la concentración de CO2 en 2016 llegó a niveles récord, solo comparables con lo ocurrido entre hace 3 y 5 millones de años. Por eso el informe de la OMM afirma que ello ha provocado sequías, huracanes, tormentas, incendios forestales sin precedentes y ha reducido la capacidad de los “sumideros” (bosques, vegetación y océanos).

¿A qué actividades humanas se refiere tal informe? Al crecimiento demográfico, las prácticas agrícolas intensivas, el mayor uso de la tierra, la deforestación, el uso de energías fósiles, la quema de biomasa, procesos industriales, entre otros.

Al respecto no ha habido conciencia en la comunidad y hay falta de voluntad política y económica global. “Los gobiernos del mundo no se están moviendo en la dirección correcta”, afirman los científicos.

Hace dos meses se reunió en París la Conferencia sobre Cambio Climático de la ONU con más buenos propósitos que resultados pero dejó un mensaje trascendente: la economía de bajas emisiones de carbono ha venido para quedarse.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad