Viernes 02 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

La percepción de inseguridad ciudadana

La lucha contra el hampa no se gana con planes de choque, ni consiste solo en aumentar el número de cámaras de seguridad, herramienta útil que necesita ser bien manejada.

Más del 75% de los colombianos viven en centros urbanos; entre ellos existe, actualmente, la percepción de que ha aumentado la inseguridad ciudadana y que las autoridades son incapaces de frenar a la delincuencia. Tal sensación es cíclica, aflora cuando un hecho criminal afecta a la comunidad, como ocurrió hace poco con el aterrador caso de la mujer en estado de embarazo que fue atacada al llegar a su vivienda, en Bogotá. La reacción colectiva es que el delito está llegando a niveles asfixiantes, que está perdida la batalla contra el crimen organizado y se clama por severas medidas para aliviar tal situación.

El paso siguiente suele ser el implantar planes de choque para combatir a las bandas criminales. Estos duran varios meses y consisten en concentrar esfuerzos de las autoridades policiales y civiles para enfrentar a las organizaciones delictivas, tienen episodios de recuperación de espacio público, detención de delincuentes y, después de éxitos momentáneos, sonoros, todo vuelve a ser como antes.

Tales planes no mejoran realmente la seguridad ciudadana, pero envían un mensaje de eficiencia, contundenciay la colectividad respira más tranquila. ¿Por qué no son solución? Porque el problema son las debilidades de la política de seguridad ciudadana del Estado.

Algunos consideran que la seguridad ciudadana se logra con el aumento del número de agentes de la Policía, con invertir en más cámaras de seguridad, en equipos de geolocalización, etc. ¿Ello es suficiente, útil, eficaz?

La lucha contra el hampa no se gana con planes de choque, ni consiste solo en aumentar el número de cámaras de seguridad, herramienta útil que necesita ser bien manejada. Es a largo plazo, exige perseverancia, disciplina, implica conocer y penetrar las estructuras y redes de las organizaciones criminales y sus conexiones con agrupaciones juveniles, con auxiliadores, con las redes de negociantes ilegales y legales que tienen con ellas negocios, actuar y desmantelarlas.

La percepción colectiva de inseguridad contrasta con las estadísticas sobre el crimen en Colombia que muestran que hoy nuestro país es más seguro que en el pasado reciente, que Medellín, Barranquilla y Pereira salieron del listado de las 50 ciudades más inseguras del mundo. Para que la guerra contra la delincuencia arroje mejores resultados, se debe mejorar la coordinación entre la Policía y las autoridades civiles e implantarse firmes políticas de seguridad ciudadana.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad