Publicidad
Lun Feb 19 2018
22ºC
Actualizado 08:32 pm
Martes 06 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

No más con contra la educación de los niños

Ayer los estudiantes de los colegios públicos del país regresaron a clases, tras un accidentado año escolar en el que los maestros estuvieron en paro 37 días y en el que los niños y jóvenes debieron compensar el tiempo en que las clases fueron suspendidas. Y ayer también, en el primer día de clases, la Federación Colombiana de Educadores, Fecode, en voz de su presidente, Rafael Cuello, anunció que el próximo 14 de febrero se reunirá su Junta Directiva, para definir si de nuevo los maestros se irán a paro. Esta vez reclaman una mejora en la prestación del servicio de salud.

No tiene presentación que de nuevo la educación de los niños en el país se utilice como una manera de presionar al Gobierno por parte de este sindicato.

Si bien nadie discute que puede haber razón en la preocupación de los maestros por la calidad de los servicios médicos que reciben los miembros del magisterio, tristemente esta es la realidad de todos los colombianos que afrontan un sistema de salud en crisis. Lo que no tiene presentación es que de nuevo se amenace con ir a paro, para hacer estas exigencias, poniendo en riesgo una ve más la formación de los estudiantes, la mayoría de ellos pertenecientes a poblaciones vulnerables, que no tienen otra alternativa de estudio más allá de la educación pública.

La Constitución establece que los derechos de los niños son inviolables y, dentro de ellos, la educación ocupa el lugar de derecho fundamental, que no puede ser desconocido por ningún actor social, mucho menos por quienes tienen a su cargo la protección de estos menores, como lo son los docentes.

Es hora de que en el país se ponga punto final a esta práctica dañina de Fecode contra nuestros niños de hacer exigencias al Gobierno, que por supuesto pueden ser valederas, a costa de la interrupción de sus procesos académicos.

Si algo está claro en el país, y en el mundo, es que solo mediante la educación es posible reducir las brechas sociales, impulsar el desarrollo económico y permitirle a una sociedad crecer. Y cuando se vulnera el derecho de los niños a la educación, una educación ya de por sí con falencias y profundas diferencias frente a la educación privada, se está vulnerando el derecho de estos niños a tener un mejor futuro y del país a tener una mejor sociedad; algo que no podemos permitir.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad