Miércoles 14 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

Con piques y sin sanciones

El hecho es recurrente. En las noches, principalmente los jueves, el Anillo Vial, la Autopista Bucaramanga-Floridablanca, el Viaducto de la Novena y las carreras 33 y 27 se convierten en el escenario en el que motociclistas realizan ‘piques’ ilegales y convierten las calles del área metropolitana en un territorio sin límites ni controles.

El Anillo Vial es uno de los lugares donde se volvió común ver ‘piques clandestinos’, y donde cada noche la movilidad colapsa por estas prácticas. Los jueves, los motociclistas invaden vías como la carrera 33, subiéndose a andenes, transitando en contravía y excediendo los límites de velocidad. Un absoluto despliegue de anarquía.

A pesar de que estos hechos son de público conocimiento en la ciudad y su área metropolitana, durante el 2017 solo 73 conductores de motos fueron sancionados por “maniobras peligrosas”. Por conducir sobre andenes, zonas peatonales o separadores, se impusieron 94 comparendos. Y en este balance entregado por la Dirección de Tránsito se suman 248 comparendos por manejar borrachos, 218 por transitar en contravía y 14 por usar sirenas o resonadores. Pero nada más.

No es posible que la ciudad y su área metropolitana estén a merced de estas conductas y que sus protagonistas repitan sus acciones semana tras semana, sin que exista ningún tipo de control ni de sanción.

Tal situación es insostenible para Bucaramanga y su área. Pero hacerle frente a este problema, que ha crecido exponencialmente ante la inacción de las autoridades, requiere del trabajo conjunto de todas las administraciones del área y sus organismos de tránsito.

Es imposible que las calles de la ciudad estén a merced de conductores irresponsables y que los ciudadanos tengamos que convivir con esa realidad, ante la incapacidad de las autoridades de hacerles frente.

Los mandatarios locales y sus entidades de Tránsito están en mora de ponerle freno a esta malsana práctica, que ya se ha cobrado vidas. Mientras se siga aplazando la toma de medidas drásticas para frenar estas caravanas sin control de motorizados, el problema seguirá creciendo. Y no es admisible que los bumangueses y habitantes del área debamos aceptar que es imposible para las autoridades tener control sobre las mismas ciudades que administran.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad