Martes 10 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Posconflicto: dudas que requieren respuestas urgentes

Y entre todo este embrollo lo único cierto es que la JEP, a pesar de que ya nombró a sus magistrados, aún no arranca.

Los procesos de paz en el mundo se estructuran sobre tres pilares: verdad, justicia y reparación. Y uno de estos pilares, el de la Justicia, es el que más inconformidad ha generado en los colombianos, tras el proceso de paz firmado con las Farc. Una vez convertido en grupo político, gran parte del país ha sentido que la antigua guerrilla de las Farc ha quedado en deuda con la sociedad, por cuanto aún no ha iniciado el proceso de Justicia transicional estipulado dentro de los acuerdos, es decir, la Justicia Especial para la Paz, JEP.

Que la JEP no haya entrado en funcionamiento antes de que las Farc entraran a la contienda política se debió a que su trámite en el Congreso no se surtió de la forma en la que se había calculado por parte del Gobierno, por la profunda oposición que encontró en el Congreso por parte de los partidarios del No. Pero una vez superado su trámite legislativo, la entrada en funcionamiento de la JEP es la que ahora llena de dudas al país.

Todo inició cuando se conoció que los embajadores de Noruega, Suiza y Suecia pidieron al Gobierno colombiano un reporte del manejo que se les ha dado a los fondos donados por estas naciones, cercanos a los 200 millones de dólares, para la implementación del posconflicto. A la misma solicitud se unieron la Contraloría General, que pidió una relación de los recursos recibidos. Pero la mayor sorpresa vino frente a las afirmaciones del fiscal General, Néstor Humberto Martínez, quien reveló que inició una investigación por el presunto cobro de coimas para la adjudicación de proyectos productivos vinculados al posconflicto. Según Martínez, habría una red de intermediarios que presuntamente estaría beneficiando a ciertos contratistas para adjudicarles contratos. A esta investigación se unió la Procuraduría, que pidió una auditoría especial a la llamada “chequera de la paz”. Y mientras el escándalo por las dudas sobre la asignación de los recursos para la paz crecía, el secretario de la JEP, Néstor Raúl Correa, renunció, en medio de preguntas sobre la forma en la que habría ejecutado 14 mil millones de pesos, para la puesta en funcionamiento de este pilar del proceso de paz.

Y entre todo este embrollo lo único cierto es que la JEP, a pesar de que ya nombró a sus magistrados, aún no arranca. Y mientras ella no arranque, toda la justicia que esperan los colombianos frente a las Farc en los términos del acuerdo seguirá en veremos.

Es inconcebible tanta improvisación frente al proceso más trascendental de las últimas décadas para el país.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad