Sábado 21 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Fundaciones y cooperativas que no lo son

Aterra que cerca del 40% son creadas no por altruismo, sino que son empresas comerciales con ánimo de lucro que para aprovechar los beneficios tributarios concedidos a las entidades sin ánimo de lucro se disfrazan de fundaciones.

Las formas asociativas que no tienen ánimo de lucro, sean fundaciones, corporaciones, cooperativas, fondos de empleados y similares, etc., tienen un peso enorme en la producción total de la economía colombiana, tanto que puede pasar del 15% del Producto Interno Bruto (PIB). La razón de ser de su creación y funcionamiento es el altruismo, la solidaridad, el prestar un noble servicio a la comunidad.

Muchas son muy meritorias y hacen una labor ejemplar en campos tales como la salud, la educación, la economía solidaria, la vivienda, el estímulo a la ciencia, etc.

Numerosas son fundamentales para que el sector de la salud pública funcione; la labor desplegada por otras en la educación es sobresaliente; ese fuerte motor de la economía solidaria que son las cooperativas es básico en el país, lo mismo que los fondos de empleados; otras cumplen nobles funciones y tareas en zonas apartadas del país a donde no llega el Estado. En todas ellas laboran millares de colombianos con muy diverso grado de educación y preparación. Pero, desafortunadamente, no todo es claridad en las formas asociativas sin ánimo de lucro.

Hay algo más de 200 mil de ellas constituidas en el país, pero aterra que cerca del 40% no lo son realmente, es decir, son creadas no por altruismo, sino que son empresas comerciales con ánimo de lucro que para aprovechar los beneficios tributarios concedidos a las entidades sin ánimo de lucro, en su proceso de constitución se disfrazan de fundaciones, corporaciones, cooperativas, fondos de empleados, etc., es decir, mañosamente usan el ropaje de fundaciones, o de cooperativas, para burlar el pago de impuestos.

Eso aterra. Muchos, mañosamente, habilidosamente pasan altas sumas de dinero por fundaciones, cooperativas y similares, a través de “donaciones” o inversiones, con el propósito de evadir el pago de impuestos.

Las políticas que aplica el Estado para ponerle freno al uso abusivo de estas formas asociativas son necesarias, deben ser rígidas y aplicarse con todo rigor, pues una cosa es una clínica, un hospital, una universidad, que realmente son fundaciones, prestan un servicio invaluable a la comunidad y otra cosa son “los colados”, aquellos “vivos” de siempre, que abundan entre nosotros, a quienes se les debe quitar la máscara y obligarlos a pagar tributos al igual que hacen millones de colombianos.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad