Miércoles 25 de Abril de 2018 - 12:01 AM

¿Un país con territorios sin Gobierno?

No podemos permitir como país regresar a las épocas donde muchos territorios eran prohibidos para los ciudadanos, pues transitar por ellos era asumir el riesgo de ser privado de la libertad o asesinado.

Dolorosas y muy preocupantes son las noticias de lo que ha ocurrido en las últimas semanas en la frontera de Colombia con Ecuador. Tras el vil asesinato de los tres periodistas ecuatorianos en el territorio nacional, se conoció del secuestro de una pareja, al parecer también del lado colombiano de la frontera, ambos hechos atribuidos a alias 'Guacho', un disidente de las Farc que ahora pretende ser el amo y señor del tráfico de narcóticos en esta zona.

Como consecuencia de ello, el gobierno de Ecuador, en cabeza de Lenin Moreno, dio por terminada la colaboración de su país a los diálogos de paz que se adelantaban con la guerrilla del Eln, y ahora el Gobierno insiste en que se continuará con estos diálogos, aunque no se sabe dónde será su sede.

A esto se suma ahora la crítica situación de El Catatumbo, Norte de Santander, donde tras varios días de paro armado, el EPL afirmó en un comunicado que “autoriza” a los habitantes de los 11 municipios de esta región a salir de sus casas, para abastecerse de víveres. Luego de este plazo, afirma, continuará la ofensiva armada.

Ante estas gravísimas situaciones aterra la actitud pasiva que ha tenido el Gobierno Nacional frente a lo que viene sucediendo en sus fronteras.

Conocido el secuestro de los periodistas, el Gobierno afirmó que prácticamente se trataba de un asunto del vecino país y pretendió minimizar la situación, desconociendo el papel protagónico que ‘Guacho’ tuvo dentro de las filas de las Farc. Y con el Catatumbo pareciera que se trata de un asunto aislado, sin mayor “relevancia para el Gobierno”.

Lo que está ocurriendo en la frontera no es asunto de poca monta. No podemos permitir como país regresar a las épocas donde muchos territorios eran prohibidos para los ciudadanos, pues transitar por ellos era asumir el riesgo de ser privado de la libertad o asesinado. La guerrilla y los grupos militares eran quienes representaban la autoridad en lugares donde el Estado no existía.

Al Gobierno se le pide reacción y contundencia con los criminales que pretenden ahora erigirse como dueños de parte del territorio nacional. Es hora de que se muestre fortaleza contra la criminalidad, especialmente con esos que a pesar de los beneficios otorgados en el acuerdo de paz no transitaron a la legalidad y decidieron continuar con el actuar delincuencial.

No podemos sucumbir ante la falsa apariencia de que desaparecida las Farc como grupo criminal el país quedó libre de grupos ilegales, pues desafortunadamente la violencia nacional tiene mucha más caras. El país no puede fraccionarse otra vez ante la violencia.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad