Jueves 10 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

Una institución en crisis

La cantidad de exgobernadores y exalcaldes presos por corrupción, es una muestra de que esa institución es cada vez mas requerida por los corruptos para hacer de las suyas a través de unas empresas electorales, en donde el poder del dinero es lo que prima.

La elección popular de gobernadores y alcaldes parece estar cada vez en una crisis mayor. La reciente elección del noveno alcalde de Cartagena en siete años, en donde de antemano parece ser que está inhabilitado para ejercer el cargo, nos deja ver con toda claridad un escenario de enormes preocupaciones, que cada vez es mas frecuente en el país.

La cantidad de exgobernadores y exalcaldes presos por corrupción, es una muestra de que esa institución es cada vez mas requerida por los corruptos para hacer de las suyas a través de unas empresas electorales, en donde el poder del dinero es lo que prima, sin importar para nada las necesidades de la población que van a representar.

Partimos de la base de unos electorados poco informados y llenos de necesidades, situación que los vuelve muy vulnerables frente a las farsas de los políticos de turno, que con argucias de toda clase logran hacerse a las mayorías que eligen y que ponen a disposición de unas maquinarias unos presupuestos públicos, que terminan en los bolsillos de quienes simulan ser la expresión popular.

Lo que vemos en todo este lamentable cuadro, es que la Justicia suele ser muy lenta para actuar y en la mayoría de los casos, llega cuando ya los funcionarios han cumplido los periodos y los recursos públicos han desaparecido, sin que las necesidades de los ciudadanos hayan sido solucionadas o por lo menos atenuadas.

La Justicia requiere con urgencia de una reforma de fondo que permita actuar prontamente para poder poner en su sitio a aquellos que con intereses torcidos pretenden hacer de las administraciones regionales y locales un botín.

En este juego es fácil observar que en muchas regiones ciertos funcionarios pagan un periodo en la cárcel, cuando tardíamente la Justicia llega, pero quedan con el dinero en sus bolsillos, en donde la acción efectiva de los testaferros hace imposible la labor de recuperación.

Realmente la situación es tan preocupante, que ya podemos comprobar que en una elección, los mas cuestionados, son a su vez los mas opcionados para hacerse a los cargos que se disputan. Este panorama es realmente aterrador y no es mas que el reflejo de la corrupción en toda su intensidad.

Es triste reconocerlo, pero una herramienta de participación popular como la elección de alcaldes y gobernadores, parece que está en una crisis que bastante nos debe preocupar.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad