Martes 15 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

El trabajo del padre De Roux

A pesar de muchas incompresiones y de soportar persecuciones, el sacerdote ha sido siempre coherente en su tarea pacificadora.

El Departamento de Santander le debe un reconocimiento muy especial a la labor social que ha desarrollado el padre jesuita Francisco de Roux en la zona de Barrancabermeja y el Magdalena Medio, a donde él se incorporó hace ya varios años para interpretar la compleja situación derivada del enfrentamiento de grupos guerrilleros y paramilitares.

La región del Oro Negro se convirtió en una de las zonas mas violentas del mundo, al registrar en sus lares episodios de muertes indiscriminadas que todos los días arrojaban decenas de casos, para los cuales no había instrumentos efectivos de ninguna clase que pudieran detener ese macabro escenario.

El padre De Roux comenzó su labor paciente con los ciudadanos, abordó a las partes en conflicto y fue creando espacios de análisis que permitieran persuadir a las partes sobre los funestos daños que se estaban causando, hasta que el panorama comenzó a ofrecer frutos salidos de un espacio de reflexión y consideración, que permitiera que la población civil fuera respetada. Su programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio fue, sin duda, un modelo digno de admirar y respetar.

A pesar de muchas incompresiones y de soportar persecuciones, el sacerdote ha sido siempre coherente en su tarea pacificadora y esas ejecutorias le merecieron en su momento el ser distinguido con el Premio Nacional de Paz.

Hoy, cuando se le ha designado para integrar la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, creada por la Ley 588 de 2017, vemos que se ha considerado el nombre de un elemento formado especialmente para el entendimiento del conflicto, y cuya trayectoria ofrece toda clase de garantías en la confección de los elementos de juicio que deben valorarse al interior de un organismo de esta naturaleza.

Los capítulos de la violencia en Colombia tienen que irse cerrando en la forma más adecuada, en donde sea posible un examen cierto, con la mayor argumentación posible y con mecanismos que permitan la reparación y la no repetición.

El aporte de padre De Roux a este proceso es sin duda valioso, y debemos esperar los mejores frutos como consecuencia de la seriedad de sus juicios y de la disciplina de su trabajo.

Quienes quieran adentrarse en las ejecutorias de este gran colombiano, pueden mirar su obra en Barrancabermeja y su zona de influencia, y comprobar que de no haber sido por su efectiva influencia, la paz de esa región no se hubiera podido haber logrado en la forma en que fue posible hacerlo.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad