Martes 12 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Ligeramente profunda o profundamente ligera

Algunos de mis respetados lectores se ofenden porque no me ocupo de las elecciones, la corrupción, de Hidroituango o de los cientos de titulares que todos los días leemos en un país tan bueno para producir noticias, y tristemente, más malas que buenas.

Muchos pensarán, que no leo un libro, que no abro un periódico, que soy una mujer hueca, o que soy “mujer y por tanto hueca”, como algunos nos describen. Porque es más fácil estigmatizar que conocer y debatir.

Pero les digo: estoy orgullosa de escribir acerca de nuestros pensamientos y sentimientos. Creo firmemente que estos temas merecen un lugar tan importante como el de los otros columnistas.

Cada pollito en su huevito, decía mi mamá, y acá aplica perfecto. Mi tema son las mujeres, su vida, sus tristezas, alegrías, sus miedos y aciertos. Una mujer y todo lo que le rodea es tan valioso, como una noticia de abrir periódico. ¿O es que cuando su pareja amanece de malas pulgas, usted no quiere saber qué le pasa y cómo entenderla? Le aseguro que si supiera le ayudaría a tener un mejor día, tal vez mucho más que estar enterado de las alianzas presidenciales.

Hablar de nosotras sin arandelas, sin estudios profundos, desde el corazón, no sólo merecería este espacio... todos los medios deberían tener uno similar.

En Colombia, según el Instituto Nacional de Salud, se han reportado 9.214 intentos de suicidio este año. Eso significa que, en promedio, cada día, 65 personas se levantaron deprimidas y agobiadas con sus problemas. Obvio, no soy tan creída para pensar que mi columna evitará una tragedia. Pero si saco una sonrisa, he cumplido mi cometido: lograr que alguien pase un buen rato y que se multiplique en su vida y su entorno. Suficiente con la mala vibra en todos lados. Creo que reírnos de nuestras hormonas y crisis también se vale. Cuando discriminamos por temas o género, me acuerdo de la comedia romántica Legalmente Rubia que presenta de una manera divertida, cómo nos dejamos llevar por estereotipos y no vemos más allá. Podría decirles que si no les gusta mi columna se vayan, pero no, quiero que se queden, disfruten y opinen. Este espacio es para amigos y detractores. Como la vida misma.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad