Septiembre 9, 12:00 am

Una vergüenza de obra

La situación no puede menos que causar sorpresa e indignación, sobre todo cuando los conductores que son usuarios cotidianos de esta vía tuvieron que soportar no meses sino años a que las obras concluyeran.

En días pasados este periódico hizo de nuevo un recorrido por la autopista a Floridablanca y encontró que a sólo siete meses de haber comenzado a operar Metrolínea, las vías que fueron intervenidas para que el sistema funcionara no se encuentran en las condiciones en las que podría esperarse para una obra recién estrenada.

La situación no puede menos que causar sorpresa e indignación, sobre todo cuando los conductores que son usuarios cotidianos de esta vía tuvieron que soportar no meses sino años a que las obras concluyeran.

La gente soportó todos los inconvenientes que las obras generaron y que no fueron pocos, porque recordemos que incluso llegamos a la suspensión de los trabajos en la Fase II, contrato que finalmente fue rescindido. Se ocasionó con esto un mayor caos del soportable y una demora histórica, y todo esto para llegar hoy a un panorama cada vez más parecido a lo que se vivió en ese entonces.

Esto ocurre en parte porque parece que no tienen fin las obras que se siguen en la estación de transferencia de Provenza; algo similar sucede con las que se llevan a cabo en la de Floridablanca y más allá las de la autopista a Piedecuesta, un tortuoso camino que deben recorrer miles de personas que residen en el sur de la meseta y deben visitarla a diario para acudir a sus trabajos.

Pero, además, están otros detalles, no tan pequeños como parecen. Tal es el caso de las tapas de las alcantarillas de la autopista a Floridablanca. Ya son varias las rondas de cambio que han tenido que hacerse a esos elementos que con mucha frecuencia se rompen y se transforman en trampas mortales. Lo que cabe preguntarse en este caso particular es si a esta situación finalmente se le dará una solución definitiva o, cuando menos, de largo plazo.

Pero, además, encontramos decenas de daños en un pavimento que aún no debería estar dañándose por el tránsito vehicular. Como si fuera poco, hay algunos tramos de la autopista que no se terminaron o que nunca se atendieron debidamente, como lo demuestra el estado sencillamente lamentable en el que está la paralela occidental desde Provenza hasta el centro comercial La Florida.

Las directivas de Metrolínea han explicado todas estas situaciones por los incumplimientos de algunos de sus contratistas y esperan que con las pólizas que se van a pagar se pondrán al día en la corrección de todas estas situaciones. Lo importante es que no sólo se les dé a los ciudadanos el tratamiento respetuoso que reclaman y merecen, sino que no siga poniéndose en riesgo la integridad física y la vida de quienes viven o circulan diariamente por estas vías y andenes.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad