Miércoles 15 de Agosto de 2012 - 12:01 AM

Flota verde de Metrolínea entró a Piedecuesta, pese al paralelismo de las rutas

Un nuevo cambio en el Sistema Integrado de Transporte Masivo, Sitm, experimentaron ayer los usuarios de Metrolínea en Piedecuesta, con la entrada en funcionamiento de los buses alimentadores en el casco urbano de este municipio.
Mauricio Betancourt/ VANGUARDIA LIBERAL
Pese a la entrada de los buses verdes al casco urbano del municipio ‘garrotero’, se evidenció que aún continúa el paralelismo de las rutas convencionales.
(Foto: Mauricio Betancourt/ VANGUARDIA LIBERAL)
Mauricio Betancourt/ VANGUARDIA LIBERAL
Tanto en la bahía del puente de Cabecera del Llano en Piedecuesta como en la estación de La Españolita, funcionarios de Metrolínea socializaron los nuevos cambios en el sistema.
(Foto: Mauricio Betancourt/ VANGUARDIA LIBERAL)

Y aunque la función de trasladar a los pasajeros desde los barrios de Piedecuesta hasta la estación de La Españolita se cumplía mediante 55 buses convencionales, la comunidad en general aplaudió la nueva medida con la flota verde.
Sin embargo, el servicio lo prestaron únicamente 26 de los 35 buses alimentadores que debían haber iniciado operaciones ayer.

No estaban abiertos los sitios de recarga
No obstante, las quejas de los usuarios no se hicieron esperar. Las principales críticas obedecieron al método de recarga de las tarjetas que validan el uso del sistema desde los alimentadores. Al parecer, quienes no tenían la tarjeta recargada no encontraron sitios abiertos en la hora pico de la mañana, pese a los anuncios del Ente Gestor de quince nuevos puntos para tal fin.
Al respecto, el director de operaciones de Metrolínea, Javier Dulcey, reconoció que este inconveniente se presentó porque los negocios que prestan el servicio de recarga no abrieron a la hora que se habían comprometido, o sea a las 4:30 de la mañana. Sin embargo, aseguró que no se le negó la entrada al sistema a ningún usuario.
“Se les permitió el acceso a los buses alimentadores a las personas que no tenían la tarjeta cargada, pues tenían la oportunidad de hacerlo en la estación de La Españolita… esta política de amabilidad con el usuario ha sido impartida por nuestro gerente y es lo que estamos haciendo desde un comienzo”, aseguró.

Falta demarcación
Debido a que aún no están demarcadas todas las paradas que deben hacer los buses alimentadores que recorren los diferentes barrios de Piedecuesta, ayer estos automotores tenían el permiso de recoger pasajeros que le levantaran la mano, como se hace con los buses convencionales.
Sobre esto, Dulcey aseguró que aunque el proceso de demarcación de las paradas ya se inició, “los conductores tenían instrucciones de recoger pasajeros en algunos puntos que no están ‘geo-referenciados’, mientras los usuarios van conociendo las paradas de cada ruta”.
Enfatizó que esta medida será válida únicamente en los primeros días mientras se termina la demarcación de paradas y se continúa socializando a la comunidad cómo funciona el sistema.
De hecho, dijo que recoger a los pasajeros en sitios estipulados y no en todas partes donde se ‘saca’ la mano, es lo que permite sincronizar los tiempos con la salida de los padrones y articulados.  

Cambio en ruta P8
De los cambios que empezaron a experimentar los usuarios de Metrolínea en Piedecuesta, el más aplaudido correspondió al recorrido que realiza la ruta P8.
Esta ruta, que antes salía desde la estación de La Españolita, desde ayer lo hace desde la parada del Puente de Cabecera.
La principal satisfacción de los usuarios sobre esta modificación es la optimización en la frecuencia.
Antes, los pasajeros debían bajarse en La Españolita, cruzar el puente y esperar la salida de un bus alimentador. Ahora, el trayecto es directo hasta la bahía del puente de Cabecera del Llano en Piedecuesta.
Según mencionó el gerente de Metrolínea, Jaime Rodríguez Ballesteros, en esta etapa de la Fase II del sistema, “estamos analizando cada cambio en las rutas, las cuales tienen como único objetivo prestar un buen servicio”.

El paralelismo se acabaría el próximo mes
Pese a que en Metrolínea el número de usuarios ha ido aumentando paulatinamente, el ‘paralelismo’ sigue siendo la piedra en el zapato para el sistema.
Según informó Consuelo Ordóñez de Rincón, directora del área metropolitana de Bucaramanga, actualmente se están atendiendo los recursos de reposición que instauraron los transportadores.
“Recibimos cuatro recursos de reposición y ayer (lunes) respondimos tres y hoy (ayer) debemos responder el último… sin embargo ellos tendrán la oportunidad de apelar”, afirmó.
No obstante, Ordóñez de Rincón fue enfática al asegurar que el objetivo que se cumplirá en el corto plazo es que “no habrá un solo bus convencional en el trayecto Piedecuesta – Bucaramanga”. Según la funcionaria, el paralelismo podría terminarse el próximo mes.
Y es que precisamente la operación de rutas de los buses convencionales de Piedecuesta es uno de los factores que no le ha permitido a Metrolínea lograr el punto de equilibrio en términos financieros.
Así lo corroboró el director de operaciones, Javier Dulcey, quien afirmó que “el déficit que tenemos en la operación es generado por el paralelismo que tiene el sistema convencional… esperamos que en el menor tiempo posible se resuelva esta situación, porque son más de $400 millones las pérdidas mensuales por el paralelismo”.

¿Cómo califica la entrada de los alimentadores a Piedecuesta?
Leonel Moreno, usuario de Metrolínea
“El cambio de la ruta P8 es bueno porque, al no tener que utilizar el alimentador en La Españolita, se ahorra tiempo y esa es la idea del transporte masivo: hacer que las personas lleguen más rápido a su destino”.

Martha  Aguilar, nueva usuaria
“Hoy es la primera vez que utilizo Metrolínea para Cabecera. Hay señores que están orientando a los usuarios, lo cual califico como bueno”.

Glenda Moreno, usuaria de Metrolínea
“El sistema es bueno, pero hacen falta los puntos de recarga en algunos barrios de Piedecuesta. Además, no hay paradas demarcadas”.

Jesús Balaguera, usuario de Metrolínea
“Es un sistema pésimo, muy malo. Un bus normal lo lleva a uno en un solo trayecto. Aquí toca hacer transbordos”.

José Ángel Jaimes, usuario de Metrolínea
“En este momento el servicio es malísimo, es difícil encontrar un lugar donde vendan las recargas, cuando hagan la cabina en la bahía del puente de Cabecera puede ser que mejore, pero por ahora es pésimo”.

Publicada por
Contactar al periodista
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
BOGOTA
Sorteo del 15 de Nov
3
7
8
5
QUINDIO
Sorteo del 15 de Nov
1
0
7
2
Astro Luna
Sorteo del 15 de Nov
aries
4
9
9
4
Publicidad