Martes 2 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Bucaramanga
Patrocinado por:
Sábado 16 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

$34 millones se fueron a la basura

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)
El empleado de una corporación bancaria dejó una bolsa, llena de billetes, cerca al contenedor de la basura de la entidad financiera. Total: la plata terminó en El Carrasco. Esta es la historia:

Una bolsa con billete contante y sonante, que contenía la cifra de $34 millones, hoy estaría sepultada bajo 5.400 toneladas de basura en el relleno sanitario El Carrasco.

La millonaria suma, en el papel, llegó a ese sitio tras el lamentable descuido de un empleado de una reconocida corporación bancaria, quien sin mala intención dejó la bolsa cerca a la cesta de los desechos.

Él, muy incauto por cierto, abandonó los billetes envueltos en una bolsa plástica negra, muy similar a la que se utiliza para arrojar los residuos sólidos.

Todo ocurrió el pasado lunes, 11 de febrero. Ese día, como es habitual, los operarios de la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab, pasaron por el lugar y echaron las bolsas al vehículo recolector, incluida la que tenía la citada cantidad de plata.

De acuerdo con el reporte oficial, entregado a esta www.vanguardia.com, el dinero habría sido desplazado hasta el sitio de disposición final del área metropolitana.

Sin embargo, el singular caso solo fue reportado a la Emab dos días después por la citada corporación bancaria.

Según Samuel Prada Cobos, gerente de la Emab, “nuestros aseadores recogieron las bolsas de residuos del banco, entre ellas la que venía cargada con los $34 millones, y las depositaron en sus motocarros”.

Después, el dinero pasó al compactador y luego sería

llevado al basurero. De acuerdo con Prada Cobos, “si se tiene en cuenta que cada día llegan a ese sitio 900 toneladas de basura, hoy se podría asegurar que el dinero está sepultado en lo más profundo del relleno”.

Así las cosas, dijo el titular de la Emab, “encontrar ese bolsa negra es una tarea muy difícil de emprender e incluso requeriría de maquinaria especial”.

“Rescatar ese dinero es una dura labor que nuestra empresa no puede asumir; sobre todo si se tiene en cuenta que docenas de volquetes y de carros recolectores de residuos continúan con sus rutinas de depositar el cargamento de la mugre que produce la ciudad”, añadió.

La Emab no puede asumir los onerosos costos que generaría la búsqueda del citado botín, replicó el funcionario.

Como no se tiene del todo la certeza de que la suma de $34 millones esté sepultada; los empleados del banco les ofrecieron a los funcionarios de la Emab y, en general, a las personas que puedan saber del destino de esa bolsa negra, una suma de $5 millones de recompensa.

¡Y suele suceder!

Prada Cobos precisó que este tipo de situaciones, contrario de lo que podría pensarse, son muy comunes con el tema de la basura.

“Hay personas que ocultan dinero, joyas y otros artículos personales cerca a los depósitos de basura, con tan mala suerte que son arrojados a los contenedores”.

“Acá han llegado familias buscando zapatos viejos y

bolsas donde esconden su dinero. Incluso, muchas veces nos dicen una cifra inferior a la que en verdad perdieron”, precisó el funcionario.

Para la muestra de estos descuidos, veamos las siguientes historias:

Hace poco menos de dos meses, un hombre guardó $900 mil en una bolsa de basura, cerca al contenedor  del barrio el Rocío, situado en la Comuna Sur de Bucaramanga.

A él se le ocurrió la idea de ocultar el dinero allí, dizque para que los ladrones no se lo robaran. Por poco su estrategia ‘le sale cara’ ya que esta bolsa también fue a parar al basurero de la ciudad.

Por fortuna, el protagonista de esta historia recuperó la plata. Tras un permiso oficial en el Carrasco, él mismo revisó las bolsas de aseo que iban en el carro, con tan buena suerte que solo tardó 40 minutos en su búsqueda.

¡Recordemos otra historia! hace poco más de diez meses, a una señora se le fue una bolsa con joyas en un carro recolector. Ella se apresuró a denunciar el hecho y el carro fue inmovilizado; y delante de un inspector de policía el vehículo fue desocupado y las joyas recuperadas, según cuentan los operarios de la Emab.

Otro singular caso se presentó en septiembre de 2011 cuando la empleada de un comerciante sacó al carro recolector varias bolsas de aseo, donde el negociante tenía escondidos $14 millones. Tras una exhaustiva búsqueda, donde colaboraron aseadores de la Emab, el comerciante recuperó su dinero.

Publicada por
EUCLIDES ARDILA RUEDA
Etiquetas:
Su voto: Ninguno (31 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Patrocinado por:
 
Dorado Tarde
Sorteo del 1 de Sep
6
4
0
4
Culona
Sorteo del 1 de Sep
6
7
8
8
Astro Sol
Sorteo del 1 de Sep
virgo
0
5
5
8

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones